To be or not to be obra de Dios.

From Opus-Info
Jump to navigation Jump to search

Por Atomito, 10.11.2008


En este foro aparecen semana tras semana toda suerte de denuncias, criticas, revelaciones, etc. sobre el Opus y el daño que le hace a tanta gente. Pero si fuera cierto que Dios llamo a determinadas personas a hacerse del Opus y vivir de acuerdo a su espiritu, entonces aunque nos pareciera mal y no lo entendiéramos, seria la voluntad de Dios que pasaran las cosas que pasan: los desequilibrios y depresiones psíquicas, la manipulación de las conciencias, etc. El tema clave es si es verdad que es la voluntad de Dios, que Dios realmente quiso al Opus Dei, que lo quiso asi, y que quiso que esta y aquella persona se hicieran del Opus. Si fuera verdad, como dicen en mi país, "aguantarse y a llorar al cuartito"...

En el mundo pasan cosas horribles, de eso no cabe duda. Y si existe un Dios todopoderoso que sabe todo, entonces por alguna razon quiere que pasen esas cosas horribles, pues si no quisiera, no pasarían (no solo lo permite, lo quiere, pues Dios es totalmente libre de hacer lo que quiere exactamente como lo quiere). De modo que seria también posible que Dios quisiera que algunas personas fuéramos infelices, viviendo una vida absurda llena de formalismos y contradicciones, alienante y desgastante, como la que viven los miembros del Opus.

El tema clave entonces es si es verdad o no es verdad lo que San Escriva afirma de que el Opus viene a cumplir una expresa voluntad divina y que nos llamo a los que ingresamos en la institución, para que viviéramos de acuerdo a su espíritu y sus normas. Este es en definitiva el gran fraude. Este es el punto en el cual el Opus actúa con mala fe. De el se deriva todo lo demás. Una vez que aceptamos esa premisa básica, todo se puede justificar, desde la manipulación de las conciencias a la amistad interesada "con fines apostólicos".


La carga de la prueba la tiene el Opus

Tomando un ejemplo de Bertrand Russell, si alguien afirmara que hay una tetera desorbitando el sol entre las órbitas de la tierra y Marte, no seria posible con la tecnología actual probar que eso es falso. No hay telescopio que tenga suficiente resolución para ver una tetera a esa distancia. Pero el tema es: el que tiene la responsabilidad de la prueba, es el que afirma algo tan improbable e injustificado. No corresponde "creerlo hasta que alguien demuestre que es falso", sino "desecharlo hasta que alguien pruebe que es verdadero". Lo mismo pasa con el Opus: lo razonable es no aceptar lo que es una obra divina hasta que pruebe que es verdad. Pues entonces cualquiera podria venir con cualquier mensaje de Dios, y lo deberíamos creer. Dado que existe de hecho cantidad de gente que dice haber recibido comunicaciones de Yahve, Ala, la virgen, u otras divinidades o seres celestiales, y las diferentes afirmaciones en general son incompatibles, esta claro que la mayoría (o quizás todos) mienten.

Como comentaba en mi escrito Made in Heaven. Really?, no hay nada en el mensaje que Dios le habría comunicado al marques, que no se lo pudiera haber inventado el mismo. No hay hechos tampoco que solo se entiendan por una especial intervención divina. Y no es porque el Opus sea discreto y prefiera no hablar de intervenciones sobrenaturales. Todo lo contrario: tenemos por ej. el tema de la rosa que apareció en la nieve cuando el cruce de los Pirineos. En el Opus se presenta eso como una especie de milagro por el que la virgen lo tranquilizo a Escriva de que estaba haciendo lo correcto al huir de la zona republicana. Pero es ridículo presentar eso como un milagro: que tiene de particular encontrar una pedazo de un retablo con una rosa pintada en España? Si lo hubiera encontrado en la Antártida, o hubieran florecido rosas de verdad en la nieve, seria otra historia.

Hay otros hechos que el Opus presenta como semi-milagrosos, como lo de que Escriva "vio" el Opus el 2 de octubre del 28. La supuesta "visión" no fue una" clarividencia del futuro", pues como queda claro si se estudia la historia del Opus, la estructura y espiritualidad del Opus fueron evolucionando a lo largo de los anos, aprendiendo de la experiencia, de ver que cosas funcionan y que cosas no. Toda la gente que inventa algo tiene algún momento de lucidez donde "se le prende la lamparita". El santo marques tuvo el suyo, pero pretender ver una especial intervención divina en lo que pudo "ver" ese día, no se sostiene.

Si el Genesis dijera que Dios creo a la tierra esférica y la puso a dar vueltas alrededor del sol, no tendríamos mas remedio que aceptar que no se lo pudieron inventar los judíos que escribieron ese libro hace miles de anos, sino que les fue revelado de alguna manera. Sin embargo la descripción de la creación que hace el Génesis, es parecida a la de cualquier mito de los pueblos de la antigüedad y es un reflejo de como entendían e imaginaban el mundo los hombres de la epoca. No hace falta ser muy escéptico para poner en duda que ese relato haya sido divinamente revelado. Lo mismo pasa con las revelaciones de Dios a Escriva: por mucho que uno mire, no hay nada que uno tenga que reconocer "esto no se lo podía haber inventado, solo se explica por una intervención divina".


Escriva en algún nivel de su conciencia sabia que mentía

Todos nos podemos equivocar, y nadie tiene la bola de cristal ni la ultima palabra en ningún tema. El Opus y sus miembros pueden tener defectos, como cualquier creación humana. El problema es que se presente como una revelación divina y que le genere a gente problemas de conciencia de que desobedeciendo esa concreta "voluntad divina" van a ser infelices y estarían obrando moralmente mal. Escriva no era tonto ni estaba loco. Yo puedo pensar que Dios me comunica algo, pero nunca puedo estar tan seguro como para decirle a la gente exactamente que es lo que tiene que hacer, y que si no lo hace se ira al infierno. Escriva no podía tener honestamente el convencimiento de que Dios le estaba pidiendo hacer el Opus Dei. Escriva nunca tuvo una revelación del tipo de Moises en el Sinai. Le rezaba a Dios como le puedo rezar yo o Juan Perez. Pero yo se que cuando rezo, lo que “Dios me dice”, me lo puedo estar inventando yo, quizás inconscientemente. A Dios no lo veo, y “su voz” no es algo que se pueda registrar físicamente de ninguna forma. De modo que si soy honesto conmigo mismo, nunca puedo tener la convicción total de que lo que yo interpreto como un mensaje divino, realmente lo sea . Escriva no podía nunca estar tan seguro de su misión divina si no era porque el se convencía a si mismo.

Cuando yo estaba en el Opus, sentí o leí varias veces anécdotas de momentos de duda del fundador en que se preguntaba si lo que estaba haciendo estaba bien y si venia de Dios. A mi me sorprendía mucho en esa época que al santo marques le vinieran estas "tentaciones del demonio", como se las presenta en el Opus. Pero ahora lo entiendo perfectamente. Por mucho que se pueda autoconvencer una persona neurótica acerca de algo, en algún momento tiene momentos de lucidez, de conexion con la realidad. Por ej. la persona alcoholica que niega tener una adicción y no escucha lo que le dicen los demás, cada tanto tiene momentos en que toma conciencia de su estado y trata de abandonar el vicio y pide ayuda. Lo mismo le pasaba a Escriva, solo que lograba desechar esos momentos de lucidez, atribuyéndolos a tentaciones del demonio.

En definitiva, el gran pecado, la gran maldad de Escriva y del Opus es este fraude: presentarse como una obra de Dios, con un mensaje divino, e imponerle a los desgraciados que caen bajo sus redes (muchas veces, chicos idealistas de 14 años que no tienen la madurez para ver el engano) la interpretación de la vida y de la moral tal como la entiende Escriva, generándoles el sentimiento de culpa y fracaso, y el temor al infierno, si no se cumple con esa "voluntad de Dios".



Original