De la vocación y la teología

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por RAMÓN, 7 de enero de 2005


Después de leer el escrito magnífico escrito de Jesús F. (3-1-05), la sugerencia de Dionisio y la carta de don Álvaro, me he decidido a escribir sobre un tema que al parecer en la opus resulta importante: la vocación.

La carta de don Álvaro, aparte de ser un gran monumento literario, incurre en lo que para mí son algunos errores de concepto sobre la vocación y la espiritualidad cristiana en general. Ahora bien: si tenemos en cuenta lo que contáis sobre cómo se trata la vocación en la opus, la carta se estructura con total coherencia interna, y la práctica opusina es coherente con sus supuestos teológicos.

La vocación es un tema espinoso en la existencia personal. La palabra vocación, etimológicamente es "llamada". La vocación presupone una llamada a la que el hombre puede responder o no. El poder responder implica un cierto grado de libertad. La vocación cristiana es, así, la llamada de Dios por medio de Cristo y la respuesta libre del hombre. Los apóstoles estaban en sus barcas y Jesús les invitó a seguirle y ser pescadores de hombres. Ellos, dejándolo todo, le siguieron. Si aceptamos este concepto de vocación, y el ejemplo de los apóstoles, veremos que tienen poco sentido expresiones y prácticas como:

La santa coacción
no sabemos si Jesús coaccionó santamente a Zaqueo cuando estaba subido al árbol (simplemente se invitó a comer a su casa, con mucho morro), ni a Mateo el publicano (simplemente le dijo sígueme), ni a los apóstoles (no parece que tipos como Pedro o Santiago y Juan, "los hijos del trueno" se dejaran tocar las narices por nadie y menos por san Escribá).
La coerción o proselitismo con los más jóvenes
(adolescentes y menores de edad en general), puesto que su libertad de elección no es completa, en su estado de minoría afectiva y vital. Aclaremos que si bien ha habido grandes santos de vocación juvenil, lo han sido por convencimiento interior y decisión propia, como Santa Teresa, Santa Catalina, y sobre todo San Francisco de Asís, que fue previamente coronado "príncipe de la juventud" y preparado para la guerra. Por otra parte, no se nos escapa que la sociedad ha cambiado tanto que si hace doscientos años un joven de 14 era un hombre, ahora es un adolescente escolar. Es el mejor modo de crear gente alicorta, y que luego falle o se marche por agotamiento o simplemente por aburrimiento.


La vocación necesita el concurso de la Fe: fe en ese hombre, el Señor Jesús a través del cual Dios se zambulló en la historia de la humanidad hasta lo más hondo, la muerte en la cruz. Esto, que para nosotros es algo resabido y desgastado, si se mira bien es un acto revolucionario: creer en lo que no vemos, que un judío de hace 2000 años vivió una vida que le llevó a la muerte como un delincuente a manos de los poderosos, y por eso mismo fue ensalzada por el Padre en la resurrección. Desde entonces, la historia ya no será lo mismo, puesto que encierra esperanza para los más desgraciados y para todos.

La vocación, es un acto personal, una respuesta a una llamada que se siente en el corazón. En el corazón del hombre anida Dios, que infundió su aliento a Adán en el momento de la creación. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla ni tan automática. Para oír hace falta tener los oídos abiertos. Descubrir la propia vocación puede ser un proceso de años, de búsqueda o incluso de sorpresa, puesto que Dios se manifiesta cuando y como quiere. Dice Pablo que la fe la da Dios, para que nadie pueda enorgullecerse de tenerla (san Escribá decía que él quería a Dios más que las monjas, mientras les daba la comunión, hace falta...)

Fijémonos en el ejemplo de Jesús: vive en su aldea hasta los 30 años (la adultez completa). Va a bautizarse y ALLI como un pecador más, siente la bajada del Espíritu. No contento con eso, se va 40 días al desierto con el demonio por compañía. Y luego ya decide predicar. Es más, en un evangelio dice "cuando asesinaron a Juan Bautista, salió Jesús a predicar…". Es decir, que lo suyo no fue ni mucho menos claro. Todavía tardó tres años, con milagros incluidos en ver claro su destino mesiánico y culminarlo en Jerusalén. Y aún así, muere angustiado en la Cruz.

Pablo, se cae del caballo, y es en esa situación de postración cuando ve a Cristo. Pero aún así, se queda ciego y tiene que hacer penitencia. San Vicente de Paúl iba para capellán de nobles, cuando un protestante le dijo que lo suyo era una vergüenza. Tanto le llegó esta mala persona, que se convirtió y se hizo santo. San Ignacio, con 40 cumplidos, tuvo que sufrir el tiro en la pierna y leer mucho para convertirse. Luego fue eremita, peregrino… y luego santo. San Francisco de Borja, consejero imperial, tuvo que ver a la Emperatriz putrefacta para decidirse. Algo parecido le sucedió a Bartolomé de las Casas. Pedro Arrupe tuvo que ver la bomba atómica en Hiroshima en primera persona (estaba consagrando) para cambiar su vida. Y la madre Teresa...

Monseñor Romero era un cura sin más cuando lo nombraron arzobispo del Salvador. Un hombre gris y dócil a la oligarquía. Pero en esto, mataron a Rutilio Grande, un cura que había hecho la opción por los pobres (y cómo). Monseñor Romero, se convirtió y empezó a hablar claro. Antes de diez años, estaba muerto. Y menos de cinco años tras su muerte, Ellacuría, sus compañeros y las domésticas. Nada de esto supuso una rotura diplomática del Vaticano con El Salvador, o un anatema contra los ideólogos de los crímenes, que eran el Departamento de Estado de USA, los escuadrones de la muerte, etc.

Como vemos, la vocación brota de dentro, y ante los hechos más inesperados por los que Dios nos habla. Es más, se puede hablar en estos casos de Conversión. Llama la atención que estos ejemplos de conversión se dan en lo que algunos teólogos llaman el reverso de la historia: la muerte, la injusticia, los crímenes contra la humanidad, la enfermedad. Es decir, vieron a Dios donde aparentemente es menos visible. Como dice Pablo: anunciamos a Cristo, y éste, crucificado. Si creemos que estos ejemplos son ciertos, no tienen sentido conceptos como:

La predestinación para una vocación
esto rompe con la teoría del libre albedrío, Dios nos deja libertad para hacer nuestra vida, no puede más que llamarnos. Nosotros respondemos si queremos como dice el profeta, "me dejé seducir".
Vocación específica para la opus
esto sí que tiene miga. La opus será en el mejor de los casos es una herramienta para la salvación. Creer que Dios puede estar creando almas con una predestinación para ese lugar es un salto mortal mayor que el del mito de la caverna, una presunción fuera de lo común. Démosle la vuelta al argumento: si Dios es así, ¿por qué esperó a San Escribá para crear la opus y no lo hizo en el siglo XII con el papa en Aviñon, o con los Borja en el papado? Claro, eso es un misterio gozoso.
La "gracia de estado" de un director o de un cura
resulta difícil de creer cómo alguien desde fuera pueda ver que uno tiene vocación, sobre todo a edades precoces, y para un tipo de vida u otro (numerario, agregado, super, auxiliar), cuando uno mismo no sabe si qué quiere hacer con su vida.
Insultar a los que no quieren seguir en la opus
como si fueran traidores, malas personas, etc… Simplemente, porque no es pecado dejar el opus. Porque es el modo de conseguir que no vuelvan. Pero además, porque puede que alguien descubra que su verdadera vocación esté en otro lugar, y eso viene de Dios. Porque amar (y todo amor es divino) no es "ceder a las tentaciones de la carne". Porque como vemos por la web, muchos lo dejan amargados por situaciones irregulares cuando no reprobables. Malo sería si lo dejaran porque se van a dedicar al tráfico de drogas, al proxenitismo, a la especulación inmobiliaria… pero por lo visto, la codicia no supone ningún problema para ser de la opus.
Condenar a la muerte civil o perseguir a los ex miembros
eso es directamente pecado cuando no delito punible por la justicia.


Un aspecto nuclear de la vocación cristiana es que no nos saca del mundo, sino que nos mete en él de hoz y coz. Tanto amó Dios al mundo, que envió a su hijo único para salvarlo. Los ejemplos de vocación que hemos visto no les llevaron a salir del mundo, sino a intentar transformarlo con los medios a su alcance. Incluso el ejemplo más distante, la iglesia orante en la clausura, no se retira a orar por sí misma, sino por la redención del mundo. La vocación, y la espiritualidad a que nos lleva, como dice Boff, no es tal si no conlleva transformación personal. Y yo me atrevería decir que, como consecuencia, social. En el discurso programático de Jesús en Marcos, dice: los ciegos ven, los cojos andan, a los pobres se les anuncia la buena noticia… Si la espiritualidad y vocación no llevan a un cambio de perspectiva existencial, moral, ideológica, mal vamos. Claro que el evangelio dice que tras el primer milagro de Jesús, "empezaron a tramar para matarlo".


Original