Si el Opus Dei ya mintió, ¿por qué va a decir ahora la verdad?

Por E.B.E., 14 de septiembre de 2022


«Cuando en 1975 falleció el fundador, las oficinas de información del Opus Dei dijeron que pertenecían a la Obra 60.000 personas. Esta cifra tenía en cuenta tanto a los miembros de la institución como a las personas que participaban con frecuencia en las actividades formativas de la Obra.» (Cfr. Historia del Opus Dei, Gullon-Coverdale, cap. XIX, primera nota sin numerar, marcada con un asterisco. Agradezco a Stoner por su artículo donde originalmente advirtió la mentira.)

En realidad, eran 32.800[1], casi la mitad. Por lo cual, se trató de una mentira no solo grosera sino especialmente grave. Por lo cual:

Si el Opus Dei mintió en 1975 sobre las cifras y sostuvo esa mentira hasta 2021 (más de 45 años), ¿por qué va a decir la verdad en sus comunicados sobre las acusaciones de trata de personas que pesan en su contra?

Si el Opus Dei no fue fiel en lo poco, ¿por qué lo será sobre lo mucho?

Si el Opus Dei mintió en lo simple (números) y a la vez grave (fraude estadístico) como la cifra de miembros, ¿por qué se le ha de creer en lo extremadamente delicado, como las actuales acusaciones que enfrenta ahora?

Si el Opus Dei mintió cuando no fue necesario, cuando nadie lo puso en apuros, ¿por qué va a decir la verdad ahora que está en aprietos?

Si el Opus Dei mintió durante el proceso de canonización, haciéndole creer a toda la Iglesia en ese juicio (el proceso de canonización es un juicio de evaluación) que Escrivá había logrado fundar una organización de 60.000 miembros cuando en realidad era de 32.800, ¿por qué dirá la verdad en horas desesperadas?

¿Cómo saber si los comunicados de prensa, como el del 11 de septiembre referido al programa PPT del periodista Lanata, dicen la verdad?

Como ya una vez mintieron de manera oficial y ocultaron esa mentira durante décadas, es imposible saber si ahora no mienten también.

¿Por qué se le va a creer a sus comunicados de prensa?

El comunicado del día 11 dice que las acusaciones de reclutamiento y reducción a servidumbre son falsas y hacen referencia engañosa. ¿Por qué se le ha de creer al Opus Dei?

¿No será que la referencia engañosa la hace el Opus Dei al hacer creer que aprobación estatal significaría ausencia de prácticas de reclutamiento y manipulación de conciencias?

Si el Opus Dei le mintió a la Iglesia, con su falsa cifra de 60.000 miembros, ¿qué garantía hay de que el Opus Dei no le ha mentido al Estado para de ese modo obtener las aprobaciones necesarias?

Dice el comunicado que «el total de alumnas fue de 1.080, de las cuales un 65% egresó con una titulación» y que «de las 1.080 alumnas, sólo 140 alumnas solicitaron formar parte del Opus Dei (13%)».

El problema es que el Opus Dei ya no es creíble en sus estadísticas a partir de la mentira de los 60.000 miembros.

Si el ICES era algo tan bueno, ¿por qué cerró el ICES? El comunicado hace silencio sobre ello.

Finalmente, una carta firmada por miles de personas apoyando al Opus Dei no significaría nada en relación a la veracidad del Opus Dei: muchos de nosotros que estuvimos en el Opus Dei también la habríamos firmado años atrás, cuando pensábamos convencidísimos que el Opus Dei decía la verdad sobre los 60.000 miembros.

Hoy sabemos que el Opus Dei tiene una gran capacidad de engañar a mucha gente y durante mucho tiempo, como lo hizo con la cifra de 60.000 miembros.

No aportaría nada nuevo una carta firmada por miles de engañados.




  1. «Durante las dos décadas en las que Álvaro del Portillo estuvo al frente del Opus Dei, la institución creció un 140 % (45 700 miembros), de los 32 800 de 1975 a los 78 500 de 1994», dice el libro de Gullon-Coverdale. Pero, ¿por qué habría de creerse esa cifra de 78.500? Es realmente insensato seguir tomando como fuente estadística aquella misma que falsificó la información. Es notable que el Opus Dei piense que sus cifras sigan siendo creíbles a pesar de haber mentido durante años en sus números. ¿No se da cuenta de que perdió credibilidad en sus estadísticas?


Original