Talk:Así me hicieron numerario de 14 años

From Opus Dei info

Sorting order:
Start a new discussion

Mi pequeña historia (1)

Estimados amigos lectores: cuento una pequeña història real de mi vida como aggregati.

Aunque de pequeñ@ estuve en un colegio obra personal, no quisiera decir mal de nadie, pues la doctrina recibida era buena. Aún así, el control y la coacción que noté antes de los 14 años fue grande. Recién acabada la enseñanza básica, siendo mis padres poco nada practicantes y siendo el colegio de la Obra desmesuradamente caro para los recursos económicos de mi familia, cursé el Baccalauréat en un centro religioso de mi población. A la temprana edad de 14 años ya había pitado.

Seguía viviendo en casa pues mi “status” era de “aggregati”. Acabé el Baccalauréat y la “vocación” llegó a una semicúspide. El ambiente entre mis compis era bueno: salidas, guitarras, convivencias, etc... Cursé estudios universitarios. El ambiente en el piso que ocupaba junto con otr@s aggregatii y numerarii no era que digamos de alegría espontánea. Muchas CF. Nunca usé el cilicio. Nunca dormí tal como se me indicaba. Iba a misa cuando el sueño atrasado me lo permitía, y numerosas veces me encerraba en el lavabo para poder dormir un poco acostad@ en el suelo. A la mañana siguente de estos hechos el “dire” me preguntaba: ¿qué hacías tanto rato en el lavabo? ¿Acaso te contemplabas en el espejo desnud@? Vaya preguntita y vaya curiosidad malsana: ¡Viva la obsesión con el sexo!

Muchos días llegaba tarde al centro pues me iba a la playa. La excusa es que me había distaido en algún escaparate. Ciertamente mi distracción no iba más allà de lo mental pues no tenía ni un céntimo. El dinero que se me asignaba me permitía pagar el piso, cuando más adelante viví con otr@ aggregati mayor (al cual agradezco ahora su poco control). Acabada la carrera tuve trabajo enseguida en una empresa de la Obra. Vivía en un centro en donde tod@s se criticaban y controlaban. Empecé a adelgazar. Mi salud empeoraba, pero visitad@ por un médico supernumerari se despejaron las dudas: ¡¡estaba perfectamente!!

Mi decisión de abandonar la Obra se hizo realidad en ver que no había secretos. Todo lo que se hablaba en teórica confidencia era ventilado públicamente. Me fuí después de 10 años. Como es costumbre, se me advirtió de que debía esperar una carta de dispensa para inciar una vida fuera de la Obra y como propina recibí: “fuera de la Obra no podemos garantizar tu salvación” y aún “si te casas vas a ser infiel a tu esposa/marido”.

Espero la carta pero no llega. Tampoco llegan los saludos de mis antigu@s compis. Pero he empezado una feliz y sana relación con mi pareja.

Y me pregunto: ¿quienes son ellos/as para afirmar como el fundador que fuera de la Obra a uno/a no se le puede garantizar la salvación? ¿Acaso fuera de Jesucristo alguien más la puede garantizar? ¿Acaso dejar la Obra se interpreta dejar la Iglesia? ¿Cómo gratuitamente pueden acusarte de infidelidad conyugal si ni aún siquiera has pensado en una vida matrimonial?

Pantagruel

Personal tools
Opus Dei info