Sobre los hijos adoptivos

From Opus Dei info

Cap.4 de La doble doctrina del Opus Dei

Autores: Compaq y Brian, 27-8-2004


Doctrina externa:

Hay algo que no me acaba de gustar en el título de padre putativo, con el que a veces se designa a José, porque tiene el peligro de hacer pensar que las relaciones entre José y Jesús eran frías y exteriores. Ciertamente nuestra fe nos dice que no era padre según la carne, pero no es ésa la única paternidad. José amó a Jesús como un padre ama a su hijo, le trató dándole todo lo mejor que tenía...

José, cuidando de aquel Niño, como le había sido ordenado, hizo de Jesús un artesano: le transmitió su oficio. Por eso los vecinos de Nazaret hablarán de Jesús, llamándole indistintamente faber y fabri filius (Marc. VI, 3; Matth. XIII, 55): artesano e hijo del artesano. Jesús trabajó en el taller de José y junto a José. ¿Cómo sería José, cómo habría obrado en él la gracia, para ser capaz de llevar a cabo la tarea de sacar adelante en lo humano al Hijo de Dios?

Porque Jesús debía parecerse a José: en el modo de trabajar, en rasgos de su carácter, en la manera de hablar. En el realismo de Jesús, en su espíritu de observación, en su modo de sentarse a la mesa y de partir el pan, en su gusto por exponer la doctrina de una manera concreta, tomando ejemplo de las cosas de la vida ordinaria, se refleja lo que ha sido la infancia y la juventud de Jesús y, por tanto, su trato con José. [En Es Cristo que pasa, n. 55]

San José es realmente Padre y Señor, que protege y acompaña en su camino terreno a quienes le veneran, como protegió y acompañó a Jesús mientras crecía y se hacía hombre. (...) San José nos da esas lecciones siendo, como fue, un hombre corriente, un padre de familia, un trabajador que se ganaba la vida con el esfuerzo de sus manos. [En Es Cristo que pasa n. 39]


Doctrina interna:

Para dejar que un hijo ilegítimo solicite la Admisión como Numerario o Agregado, siempre que reúna las demás condiciones, se necesita permiso de la Comisión Regional. Esta indicación se aplica también a los hijos adoptivos, a no ser que se trate de hijos legítimos y naturales de un matrimonio, adoptados por otro; y siempre que se conozca bien a los padres naturales. Vademécum de los Consejos Locales, I Incorporación a la Obra. 1. Discernimiento de la vocación pág. 15 y 16


Reflexión: Muy bonita la meditación de Escrivá sobre San José pero ¿por qué no se aplica en el Opus Dei a los hijos adoptados? ¿qué tiene de malo, a los ojos de Dios o a los ojos de la sociedad, ser adoptado? Se puede aprender y recibir mucho de un padre adoptivo como Jesús aprendió de José. Si Jesucristo quisiera pedir la admisión en el Opus Dei, el Consejo Local no tendría facultades para admitirlo y su caso tendría que ser elevado a la deliberación de la Comisión Regional. ¿Qué habría dicho la Comisión Regional de un caso con las circunstancias familiares de Jesús? ¿Cómo demostrar que se es hijo del Espíritu Santo?


Conclusión: Si Jesucristo hubiera pedido la admisión en la Obra de Dios, no hubiera sido considerado idoneo.

Personal tools