Reflexión sobre la carta de junio del Prelado del Opus Dei

From Opus Dei info

Por Hormiguita, 29.06.2007


Antes de que termine el mes de Junio, quiero escribir unas reflexiones con ocasión de la carta del Prelado. Recientemente, en esta Web se comentó que el opus dei no había reflejado la visita del Prelado al Santo Padre en su propia Web (luego lo rectificaron y colocaron 3 fotos). Este silencio atípico me hizo leer la carta del mes de Junio. Al principio, nada en la carta me llamó la atención. Pero unos días después, me di cuenta de que el Prelado desvela que hay un posible problema de confianza en él.

  1. ¿Por qué el prelado selecciona una cita de Escrivá muy específica sobre la oración? Selecciona concretamente un texto que pide el someterse y que se verá mas adelante.
  2. ¿Por qué el Prelado hace esa petición concreta para su regalo de cumpleaños?
  3. ¿Por qué el Prelado se despide pidiendo oraciones en primer lugar por él, antes que pedir oraciones por la Iglesia y por el Santo Padre?


Quiero comentar estas reflexiones en 3 partes...

1. El prelado solicita a los fieles el rezar a la Sma. Trinidad y elige la siguiente cita de Escrivá: (los subrayados son míos). “podemos hablar con Dios sencillamente, sin hacer ninguna rareza, poniéndonos sobre nosotros mismos, pisándonos a nosotros mismos, como se pisa la uva en el lagar, porque no somos nada. Nos metemos allí, en el fondo de nuestra alma, para contarle lo que nos pasa: pidiendo, adorando, desagraviando, amando» (Apuntes de la predicación oral, 12-X-1972).

El Prelado transmite el mensaje que se rece pero sometiéndose. (Pisándose). Y avalándolo porque eso escribió el fundador.

Desde que existe esta Web, ha comenzado la deconstruccion de la obra de Escrivá con sus propias palabras escritas. Popularmente se dice que “por la boca muere el pez”. Esto es lo que le va a pasar a Escrivá. Debido a la desconfianza que hay en el opus dei hacia esa posible deconstrucción con sus mismos escritos, no se publican la totalidad de los mismos. Quizás esos escritos no sirven mas que para un conocimiento endogámico interno. Es decir, solo son una herramienta interna, y nada que se pueda aportar a la Iglesia Universal.

Deseo comentar la cita de Escrivá. Quiero hacerlo porque puedo, ya que cuando estaba en el opus dei, no me era posible opinar objetivamente sobre textos del fundador. Para ello, aportaré referencias de la Escritura, y algunos modestos conocimientos de psicología.

  1. Jesús jamás utilizó El mismo ese modo de oración. Porque El no rezaba así (negándose, aplastándose, pisándose). Se iba al desierto y al monte a rezar. (Mc,1,35)
  2. Jesús nunca enseño a los demás a rezar así. Ejemplo son las enseñanzas que nos dejó sobre cómo rezar; tales como: el Padre nuestro (Lc 11), lo de encerrarse en la habitación a solas con Dios, y la enseñanza de rezar con amplia libertad de espíritu (Jn 4,4: la samaritana), lo cual implica abrirse para orar y no aplastarse.
  3. Es psicológicamente dañino, el pensar que “no somos nada”, porque somos lo que somos. Según se mire somos imagen y semejanza de Dios.
  4. Es psicológicamente imposible elevar el corazón a Dios, y mirarle y dejarse mirar por El (como hacia Sta. Teresa de Jesús), mientras uno tiene la voluntad determinada en “pisarse como la uva”.
  5. La Sagrada Escritura dice “atiende a ti mismo” (Dt. C. XV, v9). Esta sentencia mereció una homilía de San Basilio, que es Padre y Doctor de la Iglesia.El texto es: “Atiende a ti mismo, no sea que alguna vez, una palabra oculta se haga iniquidad en tu corazón”. Para mí, esa palabra oculta, encaja con la cita de Escrivá que –en la praxis- hace estragos psicológicos en las personas. Escrivá tiene en su haber, una praxis sicológica muy destructiva o de mucha iniquidad. Basta ver la historia de individuos con pastillas y tratamiento psicológico. Atenderse es opuesto a pisarse.
  6. Es buscarse a uno mismo por la vía de la negación. Yo me “piso como la uva” porque el padre lo pide. Yo me niego a mi mismo porque no soy nada. Yo rezo de este modo porque Escrivá lo predicó. Yo no me afirmo en nada mío. Yo me pongo sobre mi mismo. Yo, yo… y se puede seguir así con el yo negándose, y buscándose a si mismo mediante la negación. ¡Que dañina es esta enseñanza de Escrivá!
  7. Finalmente, Escrivá puede negar la medida del amor al prójimo. Si uno se “aplasta”, ¿que amor será capaz de dar? La medida del amor es “amarás como a ti mismo”. El propio Dios ordena que nos amemos a nosotros mismos. Para amar al prójimo hay que tener atributos propios para dar. Y la negación que pide Jesucristo (Mt. 20), pasa por una afirmación propia, no por una aniquilación propia.

En el fondo, se observa que el Prelado predica que uno ha de rezar a modo de someterse; y para ello –deduzco- que ha elegido esa particular cita de Escrivá en su carta de Junio. ¿Desvela esto problemas de unidad interna? ¿Acaso estará pidiendo confianza en él mismo? ¿Es iniquidad condicionar la oración a la anulación de uno mismo? ¿Se aleja de la enseñanza de Jesucristo cuando de ningún modo El Maestro nos enseñó a rezar así?


2. El prelado para su cumpleaños, pide que “el mejor regalo” es “una oración mas intensa”. Con lo que vuelve a insistir de otra forma sobre el anterior mensaje concreto de “rezar pisándose”. Por si no quedó claro, su cumpleaños hace de motivo.

¿Pero caerá la carta en un enredo diabólico? El Prelado usa la destructiva cita de Escrivá intercalada entre varias citas de escritos de Benedicto 16, y en un contexto de consideraciones sobre vida de la Sma. Trinidad en el alma. Todo ello, presta una apariencia de verdadera catolicidad a la carta. Los errores de Escrivá intercalados así son tan difíciles de ver y de erradicar, pues se expresan en un contexto de legitimidad católica. Algo de esa técnica de confusión mostró Satanás en las tentaciones a Cristo en el desierto.

El demonio hasta usó citas de la misma Escritura para legitimar su intento de desvirtuar a Jesucristo. Este no se dejó. Y le contestó que ese “approach” era tentar a Dios. Con esto no quiero decir que el prelado tiente a Dios. Sino que el error es difícil porque esta asegurado en contexto. Es un caso de tinieblas. No se ve lo malo. Ese es el enredo. La continuidad de estos errores en el od esta basada en la ausencia de autentica dirección espiritual que postula el conocimiento de la verdad de uno mismo. “atiende a ti mismo”.


3. Y para acabar, el Prelado se despide de los socios, de forma opuesta a lo que predica. En su despedida, se antepone él a la Iglesia y al Santo Padre. La carta concluye así: “Seguid rezando por mis intenciones (lo primero); por la Iglesia (lo segundo) y por el Romano Pontífice (lo tercero)”. Un orden de oraciones, cuidadosamente expresado, que inconscientemente desvela que la primera prioridad es él.

Bis: En la información grafica que la Web oficial del opus ilustra sobre la visita del prelado al Papa, dos las tres imágenes muestran al Prelado “de cara” y al Papa “de lado y espaldas”. Normalmente no es una foto correcta el mostrar a alguien de espaldas, y menos el Papa. Salvo para quien da la preferencia al Prelado. Y en las 3 fotos, ambos muestran las manos replegadas sobre si mismas. (En el lenguaje no verbal las manos cogidas son un síntoma defensivo o de tensión encubierta). Algo saldrá de esa visita, y mi deseo es que las actuaciones del Santo Padre puedan esclarecer la verdad sobre el opus dei.

Escribo todo esto, no por hacer teoria, sino contra esa praxis que "causó iniquidad en sus corazones" a tantas personas dolorosamente sacrificadas.



Original

Personal tools