Prelatura divina pero atea

From Opus Dei info

Por Fremitus, 12.12.2007


Seguía estos días reflexionando al ver a mis compañeras de trabajo y he llegado a una triste conclusión: en la Obra, se cree poco en Dios.

En estas últimas semanas las numerarias con las que trabajo, han estado organizando, cada una para su centro y sobretodo para sus clubes, distintas actividades “apostólicas” para los días de vacaciones.

No es que una escuche o sea cotilla, pero a veces sin querer acabas escuchando o te acaban contando lo que preferirías no saber.

Me llena de tristeza poder afirmar que el mecanismo que tienen de trabajo es plenamente ateo. Me explico.

Muchas veces las adolescentes del colegio que también van a los clubes se me habían quejado que en la Obra no se guardaba el secreto de confesión. Al principio se me hizo difícil creérmelo, pero poco a poco, una llega a la conclusión que tanta casualidad o tanta clarividencia no es posible. Es triste pero es cierto. En muchos casos el sacerdote habla con la numeraria encargada para contarle la materia confesada. Si los conocimientos el sacerdote los tiene antes o después de la absolución, no lo sé, lo que sí sé es que cuando una entra en un confesionario, espera que no se cuente nada de lo que allí se va a decir, pues no va por gusto, sino que va a buscar un auxilio divino, no del propio y humano sacerdote; y que para ello abre toda su conciencia, no ante el hombre, sino ante Dios por medio de su ministro. Dice el Catecismo, el de la Iglesia, que la conciencia es sagrada y que no puede ser violada. En la Obra, se violan duchísimas conciencias con este tema. El derecho canónico, el de la Iglesia, dice que el sacerdote que rompe el secreto de confesión queda excomulgado automáticamente. ¿Quedará algún sacerdote en comunión con la Iglesia dentro del Opus Dei?

Que el Papa no los ve cuando estos sacerdotes rompen el secreto, es lógico, pero Dios si que los ve, y la excomunión es directa. Por ello la única explicación que me queda es que los sacerdotes de la Obra son ateos.

La vocación al sacerdocio o a cualquier congregación religiosa la da Dios. En el Opus Dei, la da el Padre, no el Eterno sino el prelado. No creen en Dios.

Mis numerarias al preparar estos “planes apostólicos” han llegado a hacer tanta coacción, tantos líos en las conciencias ajenas, lo típico: “tu invita a aquella que así vendrá la otra”, han hablado con las madres para que obliguen a sus hijas diciendo que allí podrán estudiar, crecerán humanamente, que están muy centradas en ellas mismas, etc. Las estrategias que han hecho es de poca visión sobrenatural, como mínimo. Si que dicen que lo llevan a la oración, pero sus medios excluyen a Dios. ¿Tampoco creerán en Él.?

Se llenan la boca diciendo que ser de la Obra es una vocación de Dios. Sin embargo, quien ve la vocación no es la persona que va a pitar, sino la numeraria encargada: “mira he visto una luz en la oración que me ha dicho que tu tienes vocación”. ¿Es esto creer en Dios?

Mirad, quiera Dios que me equivoque, pero todo esto, mal explicado y con prisas, me hace creer firmemente que para ellos Dios es la excusa perfecta, que no creen en otro dios que en ellos mismos. ¡Los del Opus Dei, son ateos!



Original

Personal tools