Preguntas frequentes sobre el Opus Dei

From Opus Dei info

Por SERGIO, 29 de septiembre de 2004


¿Qué tipo de cosas pueden mandar los superiores y cuales no? ¿Pueden mandar votar por un partido concreto? ¿Pueden mandar que un numerario se haga sacerdote?

No pueden mandar votar por un partido concreto. Tampoco cosas exclusivamente profesionales. (Pero si uno trabaja en algo relacionado con la Obra -no solo en las obras corporativas-, esto no se aplica: sus directores en el Opus Dei pueden indicarle al Director de un colegio que no conviene contratar a determinado profesor, o a quién debe encargarle la preceptuación de ciertos alumnos, o "sugerirle" organizar un viaje con motivo de la canonización, etc.). También en teoría, la decisión de hacerse sacerdote es libre (no es materia de obediencia), pero creo que la idea es que decir que no a la propuesta, denota falta de generosidad (y si no eres generoso, ¿qué pintas aquí?). Además, el que no creas tener vocación sacerdotal no vale de excusa: el Opus Dei es el único sitio en la Iglesia Católica donde para ser sacerdote no solo no se necesita una vocación especial, sino que tenerla sería un impedimento. Así como suena.

Por lo demás, salvo estas excepciones, los directores pueden mandar de todo:

«Hay algunas personas para quienes todo es ocasión de disquisiciones: si pueden mandar los superiores esto, si pueden mandar lo otro, si pueden mandar aquí, si pueden mandar allá… En el Opus Dei sabemos esto: se puede mandar todo, -con el máximo respeto a la libertad personal en materias políticas y profesionales» (de nuestro Padre, Meditación Que se vea que eres Tú. l-IV-1962. Citado por E.B.E.).


¿Pueden los superiores mandar cosas relacionadas con la forma de vestir? (Por ejemplo, creo que antes las numerarias no podían usar pantalones).

Sí, pueden y de hecho lo hacen: antes las numerarias no podían usar pantalones, ni prendas de manga corta, ni bañadores normales; y ahora no pueden usar ropa sin mangas (y supongo que tendrán otras prohibiciones que desconozco). Y esto no es porque sean prendas indecentes (si fuese así, tampoco podrían usarlas las supernumerarias).


¿Pueden los numerarios escoger la ropa o tienen que ir a comprarla acompañados de algún superior?

Es bastante frecuente ir acompañado, pero no es obligatorio (especialmente ahora que en muchos comercios puedes devolver la ropa y te devuelven el dinero). De todas formas, si el Director sugiere que alguien del Centro te acompañe (especialmente cuando eres joven), a ver quien se atreve a contradecirlo.


¿Pueden consumir licores, fumar, jugar a la lotería o a las quinielas, ser socios de un equipo de fútbol?

Ahora no se pueden consumir licores, desde que D. Alvaro del Portillo fue el presidente del Opus Dei quien optó por la "mesura", (antes, con Escrivá, sí). Sí se puede fumar (los hombres, las numerarias no). No se pueden practicar juegos de azar, ni siquiera los de "baja intensidad" como la lotería o las quinielas. Ser socio de un equipo de fútbol no sé, pero como no puedes ir a los partidos, no creo que nadie lo haya pedido.


¿Pueden mandar los superiores cosas que comprometan el futuro económico de la persona? Por ejemplo, que se renuncie a un trabajo, perdiendo la antigüedad y los posibles derechos adquiridos; que se pida un crédito, para cursar unos estudios o vivir en una determinada ciudad, cuando de vivir con la propia familia sería ésta la que correría con esos gastos; que se pida un crédito personal para cubrir gastos del Opus Dei.

Sí pueden.


¿Qué cosas pueden decidir los numerarios sin consultar antes a los superiores? Por ejemplo: vivir en una ciudad o en otra, tener un trabajo u otro, ir a comer o a cenar con unos amigos, visitar a sus padres, ir al cine o a un concierto, practicar un deporte, leer un libro, ver un programa de televisión, tratar a un amigo, hacer una excursión, ir al médico, consultar a un abogado.

Un numerario no puede decidir nada importante sin consultarlo antes. Todo lo que tú preguntas tiene que consultarlo (y posteriormente obedecer, claro). Los del Opus Dei suelen decir que los numerarios consultan lo mismo que un casado consultaría con su mujer, pero lo dicen para despistar: si un casado quiere ir a cenar con un amigo, no le pide permiso a su mujer, sino que consulta con ella si esta noche tienen algún otro compromiso (es decir, no consulta el hecho de ir a cenar, sino el hacerlo una noche concreta). Además, en teoría el marido y la mujer están en pie de igualdad (si el marido consulta si tiene libre esta noche, de la misma forma lo haría la mujer), igualdad que no se da en el Opus Dei. Por otra parte, los que no están casados no consultan nada de eso, y me parece que los numerarios siguen sin casarse (;-), así que ¿los numerarios están casados con la Obra? Ya; y además al parecer es una esposa celosa.


Las indicaciones que se reciben en la dirección espiritual, ¿obligan en conciencia?

En el Opus Dei no se diferencia la dirección espiritual del gobierno del Instituto (perdón, de la Prelatura). Por eso insisten en no denominar "superiores" a las autoridades internas, sino "directores": así pueden estar refiriéndose tanto a los que actúan como "directores espirituales" como a los tienen cargos de gobierno. Además, todo lo que los numerarios cuentan en la confesión deben contarlo también en la "charla fraterna", y el contenido de ésta puede ser conocido por los directores. Como las indicaciones te llegan, muchas veces, por los dos lados (el sacerdote en la confesión y el director en la charla), no hay forma de escaparse.

-Se adquieren unas obligaciones específicas ... que nacen del vínculo con la Prelatura. Se indican a continuación algunas de estas obligaciones .:
—el deber de obedecer con finura, sentido sobrenatural y prontitud al Padre —y a los Directores que le representan—, en todo lo referente a la vida interior y al apostolado;
(Vademécum De Los Consejos Locales, Pág. 40)


¿Pueden los numerarios elegir libremente a su confesor habitual y a su director espiritual o los escogen los superiores? Si los eligen los propios interesados, ¿pueden escoger a personas que no sean del Opus Dei?

No a la primera (y por lo tanto, la segunda no se puede dar). En algún caso especial podría pedirse que a uno le cambien de confesor o de "charlista", pero además de ser un hecho excepcional, la decisión última es de la Obra. En ningún caso te permitirán un confesor que no sea de la Obra, ni tener dirección espiritual con personas "de fuera".

Corresponde al Consejo local distribuir las charlas de los miembros adscritos al Centro (Vademécum de los Consejos Locales, Pág. 69).

Además, en el mismo Vademécum se comenta que, si alguno manifiesta deseos de abandonar el Opus Dei,

"... convendrá enterarse con prudencia ... si se aconseja con algún eclesiástico (ajeno a la Obra), en lugar de hacerlo con sus hermanos" (Pág. 54)

Es decir, se da por supuesto el grave riesgo de abandonar la vocación si se aconseja con otros sacerdotes.


Si un numerario se encarga de la dirección espiritual de otra persona, ¿tiene que contar a los superiores las intimidades de esa otra persona?

Sí, si a él le parece pertinente, o si los directores le preguntan. En esta página hay muchos testimonios acerca de esta praxis.


¿Pueden, si les preguntan, hablar de las obligaciones que tienen por el hecho de ser numerarios o deben ocultarlas?

Pueden contar lo que es público (lo que está en los libros y en los sitios de Internet de la Obra), es decir casi nada. Desde luego, no debería contar nada de lo que tú preguntas (y si lo cuenta, lo debería hacer de una forma tan enrevesada que no te enterarías de nada). Y siempre tiene el recurso de mentir sin más: compara lo que decimos aquí (y lo que dicen los escritos internos de la Obra) con lo que cuenta la página que te recomendaba José Carlos, hecha por un numerario "en activo" con 15 ó 20 años de pertenencia (es decir, sin la excusa de que es un "error" de alguien que no ha entendido las cosas), y te darás cuenta de lo que quiero decir. O escribe a la Oficina de Información del Opus Dei, y verás como contestan a tus preguntas con generalidades, o te aconsejan, como José Carlos, que hables con los del club de tu hijo.


¿Tienen que dejar que los superiores les lean la correspondencia, si estos así lo quieren?

Sí, tanto la que envían como la que reciben. Aunque como ahora ya casi nadie escribe cartas, puede que pronto quiten esa obligación para poder decir que todo son calumnias.

"Los Directores, por su parte, tienen el derecho y el deber de evitar que lleguen a los miembros de la Obra escritos, cartas, etc., que, de algún modo, puedan causar daño a quienes las reciben, vengan de donde vengan. Por esto, entregar una carta abierta, o haberla leído antes, no constituye nunca una prueba de desconfianza: manifiesta sólo el deseo de evitar un perjuicio, una razón ascética o una medida práctica de ayuda en la labor de formación espiritual.
Durante alguna temporada concreta, el Director abre y lee la correspondencia de todos. El Subdirector del Centro se ocupa de las cartas dirigidas a quien hace cabeza."
(Glosas de San Miguel, Pág. 85 y 86)


¿Pueden llevar un diario? ¿Se lo tienen que enseñar al superior? ¿Pueden tener papeles privados –cartas, documentos, informes, etc.– o los tienen que enseñar a los superiores?

No hay una prohibición formal, pero probablemente si alguien lo consulta (por supuesto, tendría que consultarlo) le dirán que no pierda el tiempo en tonterías. En cualquier caso, todos los documentos tiene que enseñarlos (creo que incluso se han dado casos de hacerlo por las malas: es decir, esperar a que el interesado no esté en casa para revisar sus papeles; puedes consultar en esta página el relato "Despedida?").


¿Pueden tener intimidad o tienen que contar todo lo que piensan a los superiores? ¿Incluye esto los asuntos de conciencia?

No pueden tener intimidad, tiene que contar todo (lo importante) a sus directores, especialmente "lo que preferirían que no se supiese".

"Quiere Dios Nuestro Señor que nadie en la Obra tenga una preocupación o una pena para él solo. Los fieles de la Prelatura disponen de la charla fraterna ..." (Vademécum de los Consejos Locales, Pág. 63).


¿Pueden tener amigos íntimos?

Amigos propiamente, yo creo que no: con un amigo íntimo hablas de todo lo que quieres, y un numerario no puede hablar con nadie (excepto con los directores) de ciertas cosas (por ejemplo, cosas que le parezcan corregibles en el Opus Dei, cosas relacionadas con su vocación, etc.). Además, no le cuentas a nadie lo que tu amigo te cuenta a ti (ver más abajo).


¿Pueden éstos ser del Opus Dei?

No: no están permitidas las "amistades particulares" entre miembros (numerarios) del Opus Dei.


Si en una conversación privada con otra persona salen temas relacionados con el Opus Dei, ¿deben ponerlo en conocimiento de los superiores? ¿Deben identificar a la otra persona? ¿Y si la otra persona también es del Opus Dei y no quiere que esa conversación se conozca?

La primera: a veces (especialmente si se trata de una crítica hecha por alguien próximo a la Obra). La segunda: en los mismos casos. La tercera: siempre (incluso si es razonable suponer que poner el hecho en conocimiento de los directores puede causarle perjuicios a la otra persona: le llaman "corrección fraterna", pero se parece mucho al "chivatazo común").

Los documentos personales de un numerario (pasaporte, testamento, contrato de trabajo, etc.), ¿quién los guarda: el interesado o sus superiores?

Quien los directores dispongan. Habitualmente, los directores guardan los que tienen trascendencia para la Obra (el testamento, los contratos de venta que tienen que firmar en blanco a favor de otros miembros de la Obra, el pasaporte en el caso de Mª del Carmen Tapia cuando fue llamada a Roma antes de expulsarla, etc.). En un caso normal, los documentos personales sin trascendencia económica los guarda el interesado. (Por cierto, podría pensarse que el testamento es lógico que lo guarde otra persona, pero no lo es que el interesado no se quede con una copia).

Todas estas prohibiciones y obligaciones les afectan a numerarios y agregados. Los supernumerarios van mucho más "por libre" (excepto en lo de la dirección espiritual: de eso no se libra nadie). Así, a pesar de que, en palabras de José Carlos,

"los juegos de azar están vistos como una pérdida de dinero y una falta de pobreza. Como la Obra tiene muchas necesidades económicas, no tiene sentido despilfarrar en cosas de ese estilo."

y aunque la vocación de numerarios y supernumerarios es la misma, éstos últimos sí que pueden, por ejemplo, jugar a la lotería o a las quinielas (como cualquier otro cristiano).


Original

Personal tools