Para entender Opuslibros

From Opus Dei info

Por Tartarín, 19 de junio de 2005


Soy lector de su sitio que pasó muchos años dentro de la Prelatura como numerario y que ya pasó, literalmente, a mejor vida.

Lo primero que quiero decir es que este texto está escrito para los que se tomen la molestia de leer todo lo que escribo, o sea que no me saquen las frases de contexto. Este texto o se critica como un todo o mejor no lo lean. (Obviamente este aviso no va para los Orejas, ni para los que colaboran habitualmente en este sitio)

Me gustaría poner algunas ideas claramente porque veo que los argumentos de los que, casi diariamente, se dedican a atacar este sitio no merecen (en general) mucha credibilidad. Yo se que algunos de los que escriben aquí tienen las ideas más claras que yo y por eso confieso que muchas de las ideas que voy a exponer están inspiradas en algunos envíos y libros publicados anteriormente en Opuslibros. Aunque debo aclarar que sin mi experiencia personal acerca del Opus Dei tal vez nunca hubiera llegado a estar de acuerdo con ustedes en algunas cosas. O sea: Opuslibros+ experiencia dentro de la Obra= nos entendemos.

A aquellos que casualmente entran por este sitio, y no son del Opus Dei y conocen el Opus Dei y tienen una experiencia muy positiva acerca del OD les digo esto. Si todos los testimonios que aparecen aquí fueran falsos no habría nada que temer por parte de aquellos que dicen buscar la verdad. Además, para entender bien muchas cosas de este sitio hay que haber estado muy dentro de la Obra, si el Opus Dei en realidad es tan bueno deberían atreverse a entrar allí y probar un tiempo, por lo que diré a continuación ni siquiera tienen mucho que temer. (No entraré a los capotes de aquellos que digan que eso de la vocación es muy personal y que el Opus Dei no es para ellos, pero ellos simpatizan totalmente con la Prelatura)

No me meto en la cuestión de que tan sinceros pueden ser aquellos que atacan Opuslibros, yo mismo podría haber escrito hace algunos años cosas similares respecto a su sitio. Hay que reconocer que el proceso de desencantamiento de una persona con el Opus Dei puede tomar a veces varios años por diversos motivos:


1. No todo miembro de la Obra tiene el mismo nivel de acceso a los documentos internos de gobierno local/regional/central, ni tiene el mismo conocimiento de su historia. Como anécdota personal yo me quedé un poco perplejo cuando leí por primera vez -en el vademécum de consejos locales- que antes de la oblación un miembro de la prelatura podía irse de ella sin necesidad de "pedir permiso" al consejo local (así como el consejo local puede excluir de la Obra a un miembro antes de la oblación sin consultar a la comisión, y por supuesto sin contar con la aprobación del interesado). Mi sorpresa se debió a que esto estaba en contradicción con lo que siempre se me había dicho acerca de que la fidelidad a la vocación exige comprometerse para siempre desde el momento que uno escribe la carta de petición de admisión (y luego resulta que los estatutos de la Obra aprobados por la Santa Sede tienen la sabiduría de respetar los tiempos de prueba de la vocación, permitiendo que uno se marche libremente en cualquier momento sin necesidad de ir a confesarse después de esto- idea que inculcan en la Obra, o aun peor que irse de la Obra es arriesgarse a la condenación eterna con mucha probabilidad)

En fin que para entender muchos de los testimonios de este sitio hay que haber pasado un tiempo dentro de la Obra y haber conocido las sutiles tácticas de coacción que el Opus Dei usa para forzar la perseverancia de sus miembros, la más común según los testimonios de este sitio y en mi caso fue la ocultación de información. Nunca tuve claros mis derechos acerca de mi situación jurídica respecto al Opus Dei sino cuando no podía usarlos (ya que el vademécum de consejos locales solo esta disponible para los que ocupan cargos de dirección dentro de un centro y uno llega a ser del consejo local después de haber pasado por el centro de estudios, o sea mínimo dos años después de la oblación).

Además, lo anterior vale para la renovación de la oblación, yo tuve que esperar a haber hecho la fidelidad para que un director reconociera ante mi que uno tiene el derecho de abandonar la Obra el 19 de marzo sin que esto sea pecado, ni siquiera venial (y es que si fuera pecado los estatutos de la Obra, aprobados por la Iglesia, no permitirían este abandono).

Total que como muchos de ustedes yo pienso que esto puede ser motivo para no tener que pedir dispensa de compromisos, simplemente se debería declarar la nulidad de los acuerdos miembro-prelatura debido a la ocultación de información acerca de los derechos de los miembros respecto a su autodeterminación en los distintos pasos de la incorporación.

Comprendo que esto es difícil de entender por que en la práctica a nadie se le ocultan sus derechos respecto a los pasos de entrada en la Obra, lo complicado es la forma de presentar estos derechos de tal manera que ejercerlos parezca una traición a la vocación, que se identifica con una traición a Dios y a los demás miembros de la institución, este es el problema.


2. El Opus Dei ha tenido en los últimos años muchos cambios de tipo cosmético, pero en el fondo siguen teniendo los mismos defectos. Sin embargo, algunos de estos cambios han sido positivos como: la cotización de la seguridad social de las numerarias auxiliares (yo mismo firmé algunos de estos papeles en algún centro en el que viví, siendo scr), el respeto por la confidencialidad del correo personal (cuando yo entré en la Obra el correo sí se revisaba y además por si las dudas en este mismo sitio web esta publicado el vademécum de consejos locales antiguo -que rigió hasta octubre de 2002) y además de otras pequeñeces como las duchas de agua fría (yo supongo que esto era obligatorio hace muchos años, pero a mi nunca me plantearon esta práctica como obligatoria, aunque algún director despistado de vez en cuando sacaba el tema en el círculo como si se tratara de algo obligatorio) y cosas que ya se mencionan en este sitio como el uso de pantalones para las numerarias.


3. Es muy fácil considerar los testimonios de este sitio como falsos cuando el contacto que ha tenido uno con la Obra no le exige mucho, además el ambiente de los centros es bastante relajado y uno se puede sentir muy bien cuando es un recién llegado (cfr. Hernan Salcedo y similares). De hecho este fue uno de los ganchos que funcionaron para que los que sí entramos en el Opus Dei no tuviéramos preocupaciones al principio acerca de nuestro destino, incluso considerando que desde el primer día teníamos claro aquello de que la vocación al Opus Dei es para siempre, bajo culpa (ni siquiera sospecha) de traición si osábamos salirnos.


4. Sin necesidad de mentir los directores del Opus Dei pueden negar la obligatoriedad de ciertas prácticas que se denuncian en este sitio. Simplemente, los documentos de gobierno y las prácticas no codificadas en estos libros cambian cada ciertos años y lo que hasta hace algunos años era norma obligatoria, hoy ni siquiera aparece en estos libros o ni se menciona. El último cambio de estos libros coincidió con el ultimo Congreso General, por lo que los documentos de gobierno que están publicados en este sitio ya no rigen (como lo expuse anteriormente), aunque lo esencial de la Obra (el control de los miembros a través de la manipulación de las conciencias) se mantiene. De todas formas muchas de las vidas de las personas que escriben aquí fueron marcadas por lo que se dice en esos libros así que fue bueno que se rescataran para que no se pierda la memoria histórica.


5. Otro capítulo acerca de cómo entender las criticas de estas personas es que no han llegado todavía a entender un aspecto clave que en opuslibros se critica de la O como institución, para esto deberían leer los escritos de Ruiz Retegui y de Antonio Esquivias acerca de la dirección espiritual en el Opus Dei a ver si entienden que el problema para las personas que están metidas en el Opus Dei es que la dirección espiritual en el OD no tiene las garantias que el Código de derecho canónico (CIC) prevé para los religiosos. Lo curioso es que probablemente el CIC no considera proteger este tipo de garantías para los laicos porque simplemente las presupone. Lo que sería contradictorio es que un laico incorporado a una prelatura personal tenga menos derechos acerca de su dirección espiritual que un religioso. (En este caso prefiero ser religioso o un simple laico). Un resumen, tal vez muy simplificado del problema es que en la dirección espiritual uno tiene un derecho humano básico (natural) a la confidencialidad y a que el que gobierna para fines apostólicos no sea el mismo director espiritual (y además el que gobierna no tiene el derecho de inmiscuirse en los asuntos espirituales de sus gobernados- esto vale según el CIC al menos para los religiosos, pero es obvio que por analogía vale para todo fiel de la Iglesia). Pero este tema esta mejor expuesto en Ruiz Retegui y Antonio Esquivias, así que no sigo con el.


6. Además de todo para entender algunos detalles de los testimonios además de tener conciencia histórica (lo que hizo que muchos perdieran la salud fue el cumplimiento de obligaciones que tal vez hoy en día ni se mencionen- por ejemplo costumbres como el expolio), y haber tenido acceso a documentos de manejo interno de la Obra (que tal vez hoy en día ya hayan sido destruidos), hay que tener una memoria de elefante y ciertas dotes pedagógicas para explicar que por ejemplo, cualquier socio de la Obra puede escribir una carta al Prelado en sobre cerrado, sobreentendiendo que esa carta solo la puede leer el destinatario y que las demás cartas al Prelado las puede leer cualquiera de la cadena de mando desde el director del centro hasta uno de los directores centrales que el Prelado designe para leer esta carta (ya que el Prelado obviamente no puede darse el lujo de leer todas esas cartas- aunque por el volumen que se maneja actualmente tal vez si pueda ;-)). Además, a estas cartas ¨publicas¨ al Prelado le pueden sugerir a uno las correcciones que al numerata de turno le venga en gana y que según algún testimonio de este sitio las cartas cerradas no tienen la garantía de llegar al Prelado si uno no le cayó bien a alguno de la cadena de mando. Y esto vale para miles de detalles mas que regulan la vida corriente de un socio de la Obra. Para entenderlas se necesita un manual de instrucciones que el mismo Kafka hubiera podido ayudar a escribir.


7. Tampoco han leído contra argumentos de peso que aparecen en este sitio acerca de que criticar al Opus Dei es criticar a Dios. Por ejemplo, ¿Por que San José María Escrivá (SJE) si tiene derecho a meterse con los miembros de una orden fundada por inspiración divina y por un santo canonizado como fue San Ignacio de Loyola? ¿Por qué algunos miembros de la Obra fundada por SJE no tienen ningún recato en criticar (según ellos por copia y por persecución) a una institución aprobada por la Iglesia como son los Legionarios de Cristo? (aunque para oír de estas criticas debes estar en un curso anual con numerarios mayores, aunque a mi algún director con poca discreción me ha soltado críticas de éstas incluso siendo de la labor de San Rafael). Otra cuestión es que la Obra no quiere ser criticada por nadie, bajo ningún concepto e infunda ese tipo de ideas en la tropa. Aunque si en el Opus Dei no hay nada criticable o lo que hay es de menor importancia ¿Por qué un sitio como opuslibros? ¿Realmente merecen alguna atención si no hay nada cierto en lo que dicen? Realmente yo les aconsejo como Satur a aquellos que leen opuslibros, siendo del Opus Dei, que no pierdan el tiempo en Internet con estas cosas, que además esto es dialogo con la tentación y ya existe aop (Apostolado de la Opinión Pública) para ocuparse de estos tontuelos, malandrines y mentirosines.

Finalmente, para los Orejas me permito dar un consejo como esos consejos descarados que San Pablo nos esta dando en estos días en la Misa. Aunque hablo como un necio les aconsejo no gastarle mucho tiempo a personajes de la talla (ojo que no especifico de que talla son) de Juan Rosique, Felipe Azcaguieta, Grunwich Switchoff y similares que solo entran a este foro con el fin de provocar a los demás. Creo que si les interesara la verdad serían mucho más corteses y se limitarían a entrar en la discusión con argumentos serios y no con sandeces (o sea contestar a los puntos 1-7).

A ellos les dedico esta canción del famoso Carlos Puebla

Como no me voy a reír de la OEA
Si es una cosa tan fea
que es una cosa de risa
JAJAJAJAJA - JAJAJAJA
JAJAJAJAJA - JAJAJAJA
(el compas de estas carcajadas solo se puede aprender oyendolo el CD)

Instrucciones: compral el CD de Carlitos, y cambiar OEA por cualquier otra cosa, que se les ocurra (lo de cosa no fue intencional).

Tengo más que decirles, pero he de ir a cazar algunos Tigres que se me colaron en la despensa, y además recuerden que es de sabios mudar de parecer.

Saludos cordiales,

Tartarín.

PS. Me parece que hay "masa crítica" para hacer un buen FAQ con explicaciones claras que ayuden a aquellos que no han estado dentro y a la reconstruccion de los que ya estaron.


Original

Personal tools