Los 'códigos de honor' en el Opus Dei

From Opus Dei info

Por Ruta de Aragón, 22.01.2007


Querría hacer, algunos comentarios personales, sobre el tema, de la inocencia de los dirigentes del Opus Dei, y el tema de la libertad de las conciencias en el Opus Dei. Y sobre el miedo en el cuerpo y en las conciencias de muchos de los miembros y ex miembros del Opus Dei.

Una de las descripciones del Opus Dei, que se hacia en mis tiempos en las charlas de formación, era, que el Opus Dei, es como un ejercito en orden de batalla. Y en un ejército hay: oficiales, suboficiales y soldados, toda una escala de graduaciones militares, que es piramidal.

Los Ángeles del cielo, también tienen una estructura piramidal, pero por lo que he leído, me da la impresión, que con otros códigos, formas, modales y vocabularios diferentes que en el ejército en orden de batalla del Opus Dei.

Mi reflexión personal, es que, tal vez, para intentar dar luz a los debates que se han abierto últimamente en la Web, sobre la inocencia de los directores en el Opus Dei, y La libertad de las conciencias en el Opus Dei. Creo, que se debería intentar plantear un debate paralelo, con la realización de las comparaciones oportunas, entre la inocencia de los dirigentes en el Opus Dei y la libertad de las conciencias en el Opus Dei, y la inocencia de los ejércitos y sus miembros y la libertad de las conciencias en los ejércitos.

Temas estos últimos, los de los ejércitos, sobre los que se han dicho y escrito ya muchas cosas en la historia de la humanidad por las muchas experiencias bélicas que han existido en la historia. ¿Cuál es la inocencia de los mandos, oficiales y suboficiales y soldados de un ejército en una guerra? Y ¿cuál es la libertad de las conciencias, de los mandos oficiales y suboficiales y soldados de un ejército, en una guerra? Temas ambos, de tesis doctoral.

Desde luego, mi opinión personal, es que, entre los consagrados a numerarios del Opus Dei, hay lo que se llama en el ámbito militar, y sobre todo entre los cuerpos especiales de los ejércitos, “Códigos de honor”. Los Códigos de honor, son normas que no constan en ninguna parte, pero por las que se deben regir los miembros de determinados cuerpos de un ejército, ante determinadas situaciones.

En la teoría, los Códigos de Honor no existen, y los miembros de esos cuerpos especiales, están obligados a negarlos, pero en la practica existen, normas que no están escritas, pero forman parte de unas formas de conducta, de toda una psicología de los miembros de un cuerpo, y toda una forma de ser y de actuar y de pensar, así como de un auténtico espíritu de cuerpo.

Y “los códigos de honor” de estos cuerpos especiales, es una de las causas que de entrada, y al principio, hace más atractivo el ingreso y el pertenecer a esos cuerpos especiales a muchos de sus miembros, sobre todo niños. Es uno de los motivos por los que algunos se apuntan al ejército: les gusta hacer deporte, hasta que un día comprenden, que para hacer deporte están los gimnasios.

Y como muestra de esos códigos de honor de un ejercito en orden de batalla, me ha alegrado leer el articulo de Flowers, del 15-1-07, que me ha recordado, que en los conventos de numerarios del opus dei se sigue con los códigos de honor y se sigue jugando a hombres, como en mis años en el Opus Dei y que el modelo cuartelero que yo también conocí en los conventos del Opus Dei, sigue vigente como ha descrito muy bien Flowers en su articulo.

Se ve que lo de tirar de la cama al suelo, al que se quedaba dormido por la mañana, es costumbre generalizada entre inocentes superiores, en los conventos del Opus Dei, con formas cuarteleras. Presencie escenas de este tipo en los conventos cuarteles del Opus Dei. Y también es uno de los motivos por el que algunos dejan de ser numerarios del Opus Dei.

Y sobre “el código de honor” que también describe Flowers, de cerrar la puerta del convento a los frailes que llegaban tarde al convento del Opus Dei. También presencie, un código de honor de este tipo, bastante dramático. Ver como intentaba un fraile del Opus Dei, que había llegado tarde al convento, trepar por la ventana del convento y uno de los inocentes superiores del convento, con el pie y el adecuado vocabulario para la ocasión, no dejarle entrar por la ventana al convento.

Muchas veces, después, me he preguntado. Si yo que estaba allí, y vi. aquello, ¿por qué no hice nada? ¿Por qué no dije nada? ¿Por qué no reaccioné? ¿Era yo un inocente soldado del Opus Dei

Habría, mucho que hablar sobre el miedo en las conciencias y en el cuerpo, de muchos de los miembros soldados consagrados del Opus Dei, del miedo a los inocentes superiores que en el Opus Dei tienen los inocentes soldados, del miedo que unos inocentes superiores tienen a otros inocentes superiores, y del miedo que la inocente gente de la calle tiene a los inocentes soldados e inocentes superiores del Opus Dei, demasiado miedo, para ser Obra de Dios, el Opus Dei.

En fin, detallazos entre hermanos. Ya lo dice el dicho popular: "para el amor como hermanos; y para el dinero como gitanos".

Asi pues, según mi infeliz parecer, en los conventos de numerarios del Opus Dei es todo muy cuartelero; los códigos de honor, la inocencia de los superiores, la inocencia de los soldados, la libertad de las conciencias, los miedos en el cuerpo y en las conciencias, los modales, y los vocabularios.

No hay que perder la esperanza con el Opus Dei, gracias a Dios y a San Josemaria, el modelo de ejército en orden de batalla para el Opus Dei, son Los Ángeles del cielo.

Y eso que la tropa, en el Opus Dei, son los casados. No lo entiendo. ¿Por qué será?

Que Dios os cuide.



Original

Personal tools