La falta de ilusiones arruga el alma y la vida

From Opus Dei info

Por Ruta de Aragón, 23.03.2007


He leído el artículo de Ariel del 16-3-07 y me gustaría intentar ayudarte.

La falta de ilusiones arruga el alma y la vida; y de matar ilusiones y vidas en el Opus Dei son expertos, aunque la mayoría de las veces se hagan los suecos y digan que ellos no han sido la causa de la desilusión de mucha gente. Recuerdo en el año 1992 cuando estaba en los medios de comunicación: televisión, radio y prensa, el proceso de Beatificación de San Josemaria del que se hablaba continuamente; y fue cuando por primer vez por parte de algunos ex numerarios y ex numerarias se criticó al Opus Dei y a san Josemaria públicamente y claramente; y fue entonces, cuando por primera vez se dijo abiertamente por parte de algunos ex Opus Dei que, no todo, en el Opus Dei y en San Josemaria era de color de rosa.

Un paréntesis, desde aquí, quiero dar las gracias, por lo que a mi respecta, a aquellos que entonces, tuvieron el valor de hablar públicamente, y el valor de enfrentarse al Opus Dei, y pasar por locos a lo divino, como tanto le gustaba decir a San Josemaria, y romper el muro de silencio y sufrimiento en que el Opus Dei había tenido y tenia, a tantas vidas; y que abrieron un camino de liberación interior y de reconstrucción personal para muchos otros ex Opus Dei; y para otros miles de ex Opus Dei que existirán. Aunque esto el Opus Dei no lo haya reconocido ni lo quiera reconocer jamás por los siglos de los siglos, por la cuenta que le trae para su existencia pasada y futura; es un ejemplo más del clásico mantenerla y no enmendarla...

Pero aquellas criticas sirvieron de mucho, creo yo; y por la puerta de atrás en el Opus Dei están cambiando y enmendando algunas cosas aunque solo sea de cara a la galería, y por pura forma; y tratándose de formas, los que hemos sido del Opus Dei sabemos de buena tinta que el Opus Dei son los números unos del mundo mundial. Y yo quiero creer que por suerte para muchos o algunos, que algunas cosas han cambiado, en el Opus Dei, aunque solo sea en las formas, por algo se empieza. Y aunque el Opus Dei se pase la vida diciendo que siempre ha sido igual de exquisita la salida de la gente del Opus Dei, como nos cuenta Pacifica en su articulo y muchos otros testimonios de otros ex numerarios y ex numerarias que existen en esta Web.

Ahora se nos quiere vender la película por parte del Opus Dei, de que siempre ha habido un trato exquisito y muy caritativo con la gente que ha sido del Opus Dei, se hayan ido como un señor o no del Opus Dei; como escribí el 26-2-07. Los que mandan en el Opus Dei, aunque en teoría allí todos sirven a los demás, saben que la entrañable, “extrema delicadeza en el trato mutuo” no es verdad y muchos de los ex Opus Dei también sabemos que no es verdad, y no es verdad no solamente porque todos tenemos los pies de barro como escribí 5-2-07, sino porque el Opus Dei tiene su propio criterio de justicia, anticipo según ellos de la justicia divina.

Y por supuesto ante aquellas primeras criticas públicas que se hicieron al Opus Dei por parte de ex miembros del Opus Dei, se produjeron por parte del Opus Dei, las primeras descalificaciones públicas por parte del Opus Dei hacia aquellos ex numerarios y ex numerarios que criticaban el Opus Dei. Recuerdo que un día un pez gordo del Opus Dei dijo en la tele que los que criticaban el Opus Dei habiendo sido miembros del Opus Dei, era por que no habían sabido resolver su problema personal al haber abandonado o salido del Opus Dei; y la mayoría de los ex miembros del Opus Dei hablaban por la herida interior que les había dejado su salida del Opus Dei.

Yo quiero dar mi opinión y algunas ideas aprovechando el artículo de Ariel sobre cómo resolver el problema personal de la salida del Opus Dei y las heridas interiores que el Opus Dei deja en mucha gente. Y dar algunas razones por las que creo que el Opus Dei crea tantos problemas personales sin resolver a tanta gente, y tantas heridas interiores abiertas.

Para empezar, diré, como decía Don Eduardo, un sacerdote numerario con el que conviví, que gracias a Dios no todos somos iguales. Yo creo que si algo hace que una persona sea ella misma y no otra, es que al final, cada persona para llegar al mismo sitio que las demás recorre el mismo camino de una manera única e irrepetible, lo que hace que cada uno o una, sea uno o una, y no el otro o la otra.

Y por otro lado la salida del Opus Dei como otras situaciones en la vida es en muchos casos -por poner un ejemplo como romper de un golpe un cristal de una ventana-, y luego querer volver a colocar ese cristal roto otra vez en la ventana, como si nunca se hubiera roto, todos sabemos que eso es imposible.

Por otro lado, cada persona interioriza las ideas y los valores y los sentimientos que le son trasmitidos en su educación de pequeñito y de mayor y sus experiencias vitales y desde luego su etapa de formación y estancia en el Opus Dei, y en sus relaciones personales con otros miembros del Opus Dei y en su día a día dentro del Opus Dei de una manera personal y única; y unos los interiorizan de una forma mas profunda y otros de una forma mas superficial, y otros no interiorizan nada ni un milímetro . Y de paso diré que me da risa cuando pienso cómo han interiorizado el Opus Dei algunos de los que mandan en el Opus Dei.

Yo, ya no sé, si es mejor o mas conveniente interiorizar, mucho, poco o nada sentimientos ideas y valores que el Opus Dei intenta trasmitir a sus miembros y a las personas que a él se arriman. Lo que sí diré es que cada tipo de interiorización por cada persona produce reacciones y efectos distintos en las personas cuando abandonan el Opus Dei o dejan de estar arrimados.

Así puede servir de ejemplo para explicar lo anterior, ver como interiorizan los principios o las leyes de un país sus políticos. Algunos políticos si son pillados en un escándalo o en la traición a los valores y leyes de su país pueden llegar a quitarse la vida, al no poder soportar la deshonra interior que esa situación les causa, debido a la altaza estima en que tienen los principios y leyes y el amor a su país. A otros políticos o en otros países, cuando los pillan en un escándalo, simplemente les da la risa, aunque no hayan hecho voto de alegría, y suelen decir frases del tipo: “Qué pasa, yo no soy el único que hace o ha hecho esto o lo otro…” o les da la risa y simplemente dicen que hay mucho envidioso amargado que no se lo ha sabido trabajar.

Me resultó entrañable el caso de Gerardo Iglesias dirigente del partido político Izquierda Unida en España, por el año 1988 creo recordar que renuncio a ser parlamentario y dirigente de Izquierda Unida, para volver a trabajar en la mina de carbón. Nunca comprendí a Gerardo Iglesias. Con lo que debe hinchar ser parlamentario, y lo bien que se debe estar en el despacho de parlamentario con secretaria, moqueta y coche oficial, realmente nunca entendí su decisión de volver a la mina de carbón.

De todo hay en la viña del Señor y de todo hay en el Opus Dei, como entre los políticos. Y por eso, a algunos el Opus Dei no les hace ni un rasguño cuando se van del Opus Dei; y a otros les puede romper la vida en mil pedazos el irse del Opus Dei. Las mismas situaciones, los mismos valores y los mismos principios, aunque también hay que decirlo por desgracia distintos directores y directoras en el Opus Dei; y unos en un año pueden salir destrozados del Opus Dei y otros con 30 años de Opus Dei vivir o salir de allí como una rosa. Es cuestión de la sustancia interior de cada persona por suerte o por desgracia. Y de los directores y directoras que te hayan tocado en suerte, cosas de la Voluntad Histórica de Dios. La Voluntad Legislativa de Dios en el Opus Dei es cosa de San Josemaria, del Padre que te haya tocado en tu momento histórico y de los directores y directoras del Opus Dei que Dios ha puesto en tu camino; sean directores o directoras de tres al cuarto, o no.

Otro de los motivos por los que el Opus Dei puede romper a algunas personas interiormente, seria el caso de las ideas del opus dei que con el tiempo cambia a su conveniencia apostólica o de la imagen que quiere dar. Por ejemplo, si los numerarios solo fuman tabaco negro por pobreza, o mejor ver la tele en blanco y negro porque es menos sensual, y no hablemos de si se viste de una forma u otra o si se llevan pantalones o falda; y estas ideas se siguen a rajatabla aunque te estalle el alma, hasta que a alguien de los que mandan en el Opus Dei, se le ocurre pensar, supongo que mientras se afeita, que no era para tanto. Y que a partir de ese día se pueden hacer cosas, por las que el día antes te ibas al infierno de cabeza, tranquilamente. Esto crea relativismo y cachondeo en las tonterías y en las cosas serias. Y a más de uno poco formado y poco dócil a la Voluntad del que manda en el Opus Dei lo dejan KO y para el arrastre y empieza a creer que no se lo ha sabido montar en el Opus Dei, con consecuencias imprevisibles para esa persona y para el Opus Dei.

Estas son algunas de las explicaciones por las que creo que el Opus Dei puede hacer, nada, poco, o mucho daño a sus miembros y ex miembros. En el Opus Dei hay muchos casos dramáticos de vidas destrozadas causados por el Opus dei; casos a los que el Opus Dei tiene la mala costumbre de dar una interpretación simpática; mezcla de amargura, cara dura, inconsciencia, ignorancia, voto de alegría, voluntad histórica de Dios como expuse en mi articulo del 9-03-2007, y la entrañable canción de Massiel que se aplica igual a un roto que a un descosido en el Opus Dei y que dice “La vida es una tómbola de luz y de color”, y siempre toca un osito o una muñeca por Voluntad de Dios.

Por supuesto estas ideas y reflexiones relativamente elementales de inteligencia emocional, espero que Tomas las lea, y de psicología profunda la mayoría de los directores del Opus Dei no han reflexionado sobre ellas ni un minuto en su vida, ya que suelen estar muy ocupados buscando vocaciones a lo loco.

El Opus Dei puede hacer daño a muchas personas, y Ariel nos cuenta su caso de muchos años de depresión y malestar interior. Las cosas en el Opus Dei como nos cuenta Ariel son de una manera determinada con respecto a tu vida y a tu vocación que son dirigidas no por tu conciencia si no por algo exterior a ti, como en un ejercito en orden de batalla. Como nos escribió Palo el 14-2-07. Hasta que un buen día alguien decide desde dentro que tu vida ha de ser de otra manera, que no era para tanto lo de la santidad en el convento del Opus Dei, que muchas gracias por los servicios prestados al Opus Dei que disculpa las molestias y que Dios en vez de pedirte la vida entera solo te ha pedido unos cuantos años de tu vida, apáñatelas como puedas y no hables mal de nosotros, Dios y La Iglesia están detrás y venga la risa tonta o la cara de circunstancias. Y a lo mejor hasta te recomiendan un psiquiatra en el Opus Dei. Y que a partir de ese día aunque no te puedas levantarte de la cama por depresión, tienes permiso para ir a dar paseitos por El Corte Ingles. Y a partir de ese día “la carne” ya no es tan mala como te habiamos dicho.

Meterse mucho en el Opus Dei puede hacer mucho daño a determinados tipo de personas por la forma como interiorizan las cosas y por su sustancia interior. Das la vida de verdad y luego resulta que lo tuyo era fervor de novicio o novicia, que daba igual hacer una cosa u otra, que todo aquello era un montaje de formas y paranoias delirantes y no te supiste aconsejar bien ni hacerte valer ante los directores y directoras como los mas expertos en Opus Dei aconsejan. Y mucho mas triste es salir del Opus Dei y vivir guardando el recuerdo y el cariño hacia algo que nos ha hecho daño e intentándolo justificar, manteniendo durante muchos años o durante toda la vida una dependencia psicológica del Opus Dei.

Yo creo que esa dependencia psicológica hacia el Opus Dei y antiguos compañeros y directores y sacerdotes del Opus Dei es porque muchas veces, dado el ambiente sectario en que se ha vivido y los procesos psicológicos que eso ha creado, no se sabe ver interiormente, ni distinguir, de un lado la gran importancia valor y cariño que para uno sigue teniendo en su vida la Fe Católica y La Iglesia, aunque se vaya a condenar por haberse ido del Opus Dei. Y probablemente e inconscientemente no se da cuenta pues le han dicho que La Fe es lo que dicen los directores y sacerdotes del Opus Dei. Y confunde sin darse cuenta la gran importancia que para él sigue tiendo La Fe en su vida aunque se haya ido del Opus Dei, con el Opus Dei y las personas que allí conoció y lo que allí vivió. Y para más castigo ni siquiera puede hacerse Supernumerario. Agravado por la dificultad en muchos casos por conocer a otros amigos amigas y gente nueva para la que la Fe siga siendo algo muy importante en su vida y se atrevan a reconocérselo, y se sienta acompañado y comprendido interiormente.

Muchos de los que han salido del Opus Dei sienten la necesidad de que sus nuevas relaciones sociales los acepten para no quedarse solos y solas sin darse cuenta de la gran importancia que para ellos sigue teniendo la Fe; y lamentablemente en muchos casos se tiene que traicionar la propia conciencia para que los demás te acepten.Y acaban dándote palos los del Opus Dei y los que uno quiere que sean sus nuevos amigos o amigas. Para algunos ex Opus Dei la solución seria buscar un mundo parecido al que vivías en el Opus Dei, donde se hable de Dios, se reconozca la importancia que tiene la Fe y Dios en sus vidas; y se ayude a los demás y se viva la fe sinceramente, que son los principios valores y sentimientos que uno ha interiorizado normalmente en el Opus Dei creo, y que aunque ya no los pueda vivir en el Opus Dei los ha de seguir viviendo interiormente, como necesita respirar para vivir.

Hay que partir de la idea de que muy poca gente tiene interiorizada la gran importancia que para una persona puede tener el vivir su Fe; y desde luego muchísimo menos los valores principios y sentimientos que tiene interiorizado un ex miembro del opus dei y como él los tiene interiorizados, por lo que es lógico y normal que la gente no comprenda nada de los extraños procesos interiores de un ex miembro del Opus Dei. Incluyendo a los psiquiatras a los que uno pueda o deba ir. Mas que un problema de psiquiatría se trata de un problema de reconstrucción personal interior obra de uno mismo y de un psicoterapeuta o del adecuado director espiritual que la nueva situación requiere.

Desde aquí quiero aconsejar a Ariel lo que escribí sobre talleres de reconstrucción personal para ex Opus Dei, en la página http://exopusnet.wordpress.com/

Desde fuera no se comprende a los ex miembros del Opus Dei como no se comprende a los consagrados de la Iglesia porque la gente tiene interiorizadas otras ideas principios y valores bastante diferentes a las de un ex miembro del Opus Dei o de un consagrado en la Iglesia. Bastante tenemos muchos con pagar el recibo de la luz y llegar a fin de mes. Y los que le podrían comprenderte que son los miembros del opus dei ya no te hablan, unos o unas por amargura personal de ellos y ellas, muchos de los de dentro del Opus Dei tampoco pueden más y siguen; otros por venganza, otros por traidor, por miedo, porque me puede salpicar el asunto, porque lo dijo Nuestro padre o porque bastante tengo yo ya con lo mío. Además todos tenemos problemas y va a ser tu caso mas duro que el mío. Mira fulanita, mira fulanito, “jodidos pero contentos, lo que has de hacer es descomplicarte y ponerte a funcionar”, estas son unas de las expresiones mas simples y entrañables del Opus Dei y se dice también a tiempo y a destiempo tipo loro tropical.

Para que un cristal tenga buen aspecto la única solución es procurar que no se rompa pues si se rompe ya no puede volver a tener el aspecto de siempre. Problemas personales tenemos todos.

Por eso mi consejo Ariel seria el siguiente: si no esta en condiciones, o no tiene el encargo apostólico de montarte un pisito de cooperadora, con eterno café y eterna tertulia incluida, quién lo pillara, tipo Pacifica; yo de ti, mandaría al Opus Dei al espacio sideral tranquilamente, y sin resentimiento; sabiendo la gran importancia que para uno sigue teniendo Dios y la Fe en su vida aunque nadie de los que tienes al lado lo comprendan o no quieran reconocerlo porque les da vergüenza en el opus Dei a la vergüenza le llama respetos humanos; pero sin confundirla importancia de la Fe con la importancia del Opus Dei. Por otro lado intentaría vivir los valores, ideas y sentimientos interiorizados sobre Dios y la fe y el prójimo de un modo que interiormente no te hagan daño, y buscando un grupo de gente o algún movimiento en la Iglesia, ninguno es perfecto, y todos tienen sus cosas, en todas partes se cuecen habas y en mi casa a calderadas, donde encontrara el calor humano necesario y apoyo para vivir la Fe, si es algo realmente importante y entrañable para uno; aunque las instalaciones materiales y las casullas no sean tan bonitas como en el opus dei; pero donde pueda hablar de sentimientos, de Fe de Dios como hablan los amigos de verdad y donde las relaciones sean francas y autenticas.

Que Dios te cuide Ariel

Que Dios os cuide



Original



Personal tools