La Redención en Escrivá de Balaguer/Imágenes deformadas de la satisfacción

From Opus Dei info

Imágenes deformadas de la satisfacción

A finales del medioevo y en la edad moderna la idea de la satisfacción se fue degradando para dar paso a la justicia conmutativa e incluso vindicativa. Se comprendió como una compensación por el pecado cometido mediante un castigo expiatorio, proyectando a las relaciones del hombre con Dios la simple justicia humana. Dios debe ser vengado e incluso Él mismo se venga infligiendo una pena proporcional a la ofensa recibida. Metida la teología en el terreno jurídico, la redención habría tenido lugar por un "pacto sacrificial" en donde el Padre exigía al Hijo el sufrimiento a fin de compensar la gravedad infinita del pecado del hombre. Los protestantes en el siglo XVI insistían en la cólera de Dios abatiéndose sobre Cristo, quien, en "sustitución" nuestra cargaba con los pecados de todos. También el campo católico se deslizó por la misma pendiente. En el siglo XVII, la oratoria de Bossuet gritaba: "Sólo a Dios pertenece vengar las injurias; mientras no intervenga en ello su mano, los pecados sólo serán castigados débilmente (...) Era pues preciso, hermanos míos, que Él cayera con todos sus rayos contra su Hijo; y ya que había puesto en Èl todos nuestros pecados, debía poner también allí toda su justa venganza. Y lo hizo, cristianos, no dudemos de ello".

En términos parecidos se manifiesta Bourdaloue: "El Padre eterno, olvidando que era su Hijo y considerándolo como su enemigo, se declaró perseguidor suyo. No bastaba la crueldad de los judíos para castigar a un hombre como éste, a un hombre cubierto de los crímenes de todo el género humano. Sí, cristianos, es Dios mismo y no el consejo de los judíos el que entrega a Jesús. Porque eras tú mismo, Señor, el que justamente cambiado en un Dios cruel, hacías sentir a tu Hijo único la pesadez de tu brazo. Hacía tiempo que esperabas esta víctima; había que reparar tu gloria y satisfacer tu justicia. Golpea ahora, Señor, golpea: está dispuesto a recibir tus golpes y sin considerar que es tu Cristo, no pongas ya los ojos en él más que para acordarte de que inmolándolo, satisfaréis ese odio con que odias el pecado".

Esta enseñanza terrible pasó a ser corriente en el siglo XIX y primera mitad del siglo XX.

Lo esencial ya no es la oferta del perdón de Dios y la conversión del hombre. La redención se juega entre Dios y Dios, entre el Hijo que ofrece una prestación sustitutoria en la cruz y el Padre que cambia de actitud y pasa de la cólera a la benevolencia.

A mediados del siglo XIX otro autor desciende al detalle: "hay en la efusión de sangre una virtud expiadora útil al hombre". O esta otra joya: "Este fenómeno extraño y monstruoso sobre el que se va a satisfacer. Perdónale, Señor, perdónale, es tu Hijo. No, no. Es el pecado; es preciso que sea castigado".

El concepto de redención se ha pervertido. Estamos en el reino de la patología. A esto yo le llamo fundamentalismo puro. Los libros de pastoral y espiritualidad de comienzos del siglo XX divulgan estas ideas enfermizas. La sustitución y la expiación penal se han convertido en doctrina corriente. La culpa por el sufrimiento de Cristo en la cruz cae como una losa sobre el penitente: "Medianoche, cristianos; es la hora solemne en que el Hombre Dios desciende a nosotros para borrar la cólera de su Padre. La Ley inexorable caía sobre su víctima, una sangre inmensamente valiosa aplaca su furor".

En este caldo de cultivo teológico vivió Escrivá e incluso algunos de nosotros. Me pregunto y solicito ayuda de otros orejas: ¿Cuál era la idea de redención para Escrivá? ¿qué entiende por sacrificio, expiación y reparación? ¿cuál era la imagen de Dios resultante? ¿qué relación guarda el cilicio, las disciplinas, la lucha de agua fría, el dormir en tabla con las ideas expuestas hasta el momento?

Capítulo anterior Índice del libro Capítulo siguiente
La satisfacción en san Anselmo La Redención en Escrivá de Balaguer Las consecuencias de una imagen deformada de la redención
Personal tools