El padre… de la mentira

From Opus Dei info

Por Ubivult, 26.08.2013


La mentira constituye un aspecto esencial de la praxis del opusdei.

Si se quiere entender su modo de comunicar y de actuar, hay que partir de esa premisa (que es una evidencia para la mayoría de los que estuvimos dentro).

Los argumentos que utiliza el opusdei tienen como única finalidad salvaguardar la imagen que quieren proyectar. Solo es verdad lo que sirve a su causa, sin más. Presenta una cara amable y hace un marketing eficaz de sus mentiras (para adentro y para afuera). Con lo cual engaña a muchas personas bienintencionadas que ni siquiera pueden imaginar que tal perversión sea posible (exactamente como en el caso del Padre Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo)...

Los ejemplos abundan: de lo más insignificante (artículos en publicaciones internas que relatan hechos inventados de totalmente sobre tal o cual región) hasta lo más grosero ([[media::Javier Echevarría, Carta pastoral del 2-X-2011.pdf|la carta del Prelado sobre la dirección espiritual]] que ha causado escándalo tanto dentro como fuera de la obra). Esas mentiras acompañan el modo de ser y de comportarse de muchos miembros del opusdei en la vida diaria hasta acabar en una farsa hipócrita: “si te invitan a cenar, come antes de ir para dar ejemplo de sobriedad” (indicación recibida en un medio de formación, llamado el círculo breve). El parecer, siempre el parecer: salvar las apariencias, en todas circunstancias. (A modo de ejemplo, cuando llegó para mí la hora de dejar el opusdei después de casi 15 años dentro, me dijeron que hablara con un sacerdote de la ComisiónRegional; dicho sacerdote me recibió con la siguiente pregunta: “Bueno, cómo vamos a explicar eso a la gente?”. Evidentemente, “explicar eso a la gente” era mucho más importante que saber cómo yo lo pasaba, lo que iba a hacer, lo que eventualmente podía necesitar, etc).

No duda el opusdei en atacar de modo salvaje o insidioso - según los casos - a los que intentan que prevalezca la verdad: la obra no puede soportar que alguien vaya en contra de sus intereses. Recuerden por ejemplo las calumnias que utilizaron para descreditar unos testigos en el proceso de beatificación de José Maria Escriba (el maquillaje de la realidad empieza por el mismo apellido del fundador:¡todo un programa!), tratando a uno de loco y a la otra nada menos que de puta… Y no tiene desperdicio el relato de Novaliolapena sobre la manipulación de que fue objeto por parte de los Directores del opusdei en la Sede Central para que cambiara su actitud respecto a las prácticas fraudulentas de la obra, haciéndole dudar de sí mismo y hasta invitarle a que se confiese él. ¡No deja de impresionar tanta perversión, ya que de eso se trata!

Por tanto, resulta inútil perder el tiempo en discutir con los secuacesdel opusdei que aparecen de vez en cuando en opuslibros: no tienen el mismo concepto de la verdad que la gente normal (la conformidad de lo que digo con lo que sé que es cierto). Además, para muchos del opusdei, reconocer las falsedades de la obra supondría una seria amenaza contra su equilibrio psíquico porque la obra constituye la columna vertebral de sus existencias y a veces les confiere su misma identidad por falta de estructura interna propia: viven a través de esas mentiras y si éstas se derrumban, ellos también se derrumban. De ahí la violencia con la que reaccionan cuando se pone en tela de juicio a la obra y sus prácticas.

Y para acabar por hoy, sólo mencionar dos mentiras que no son nuevas sinomuy actuales : 1°/ “si hay errores en el opusdei, es cuestión de personas y no tiene nada que ver con la santidad de la obra” cuando sabemos que la mentira en el opusdei es institucional y forma parte integrante de su modus operandi; 2°/ “pudo ser verdad ayer, pero ahora ya no es así” cuando sabemos que los criterios internos no cambian porque han sido “esculpidos” por el fundador y que su sucesor amenazó con la maldición eterna a quien se atreviera a cambiar el más mínimo detalle del legado del fundador).

Al fin y al cabo, el peor castigo del mentiroso es que… acaba creyendo a sus mentiras. Y si es cierto que sólo “la verdad os hará libres”, se arriesgan quedarse esclavos del padre de la mentira – a no ser que decidan algún día abrir su conciencia a las intuiciones del Espíritu para discernir lo que viene de Dios y lo que no. Lo cual les va a resultar muy difícil ya que en el opusdei, se aprende a obedecer ciegamente, como un robot, a los muchos criterios que se reciben, jamás a ejercer su conciencia, el don de Dios más precioso por el que nos asimilamos a Él, haciendo de cada uno de nosotros una persona libre y responsable.





Original



Personal tools