El lugar que ocupan 'los sentimientos' en el Opus Dei

From Opus Dei info

Por Madreselva, 24.10.2007


Me ha gustado mucho la reflexión de Emevé a cerca de como en el Opus Dei, fulminan, así, con todas las letras, los aspectos referentes a la "sensibilidad humana".

En el Opus Dei, tal y como me pareció los años que estuve dentro, tienen un enfoque de la vida y de la actuación humana marcadamente racionalista. Todo se razona, todo se argumenta, y lo que las personas sienten... son solo aspectos secundarios que actuan como "interferencias inoportunas", que se deben adaptar a lo que ellos consideran "una vida virtuosa" a través del ascetismo (el esfuerzo).

Ni qué decir, la opinión que se reserva a cualidades humanas tales como "la intuición" por ejemplo. La intuición, las corazonadas, todo tipo de lenguaje no racional, te inculcan una y otra vez que no debes tenerlo en cuenta en absoluto, pues no tiene fundamento ni sentido.

Quizá estas reflexiones parecen irrelevantes, pero en la práctica, tienen muchísimas repercusiones en sus miembros. Imaginaros, como termina una persona, que sistemáticamente, anula, reprime, sofoca, lo que experimenta por dentro, porque no "coincide" con el modelo genérico de vida que ha "elegido" (casi siempre mediante manipulación y coacción, más o menos sutil). Sin los sentimientos, la persona va desprediéndose poco a poco de "ese norte" que a tantos nos sirve como brújula para las elecciónes de bienestar y equilibrio, para construir caminito hacia la felicidad. Se desprende de lo que le es más propio, las sensaciones individuales. Una vez has convencido a alguien de que lo que siente es irrelevante, ese alguien estará a merced de cualquier tipo de racionalización. Y en el Opus Dei, resulta que son expertos en la materia: elaboran razonamientos impecables que chocan de pleno con la evidencia (pero que para quien nunca ha conocido la evidencia, el mundo real, resulta imposible de contrastar y detectar su falsedad).

El Opus Dei está lleno de personas esforzadas, en ocasiones de un modo descarnado, que renuncia a sus sensaciones y sus sentimientos por un ideal teórico-trascendente. Muchas, muchísimas hacen "crack" en ese modo racionalista-voluntarista de vivir: llevan años sin prestar la más mínima atención a lo que les dice el corazón. Y vivir así pasa factura. Y un montón se medican (conozco muchos casos) porque su afectividad y su intelecto están completamente descompensados en su conducta. Pueden ser "grandes cocos" (hay gente muuy inteligente en la Obra), pero se han automutilado y dejado fuera al corazón. Conseguirán quizá grandes logros profesionales, pero esa vida a muchos termina por pasarles una importante factura: en su bienestar mental y su felicidad.



Original

Personal tools