El inconsciente colectivo del Opus Dei

From Opus Dei info

Por Atomito, 22.12.2008


Hace unas semanas escribi un intento de analisis del inconsciente de Escriva. Ahora me propongo analizar el inconsciente colectivo del Opus.

Los hijos que no han pasado por la crisis de la adolescencia

El numerario típico del Opus, es un individuo que ingreso a la institución en su adolescencia (los casos de pitajes de numerarios mayores de 17 años es excepcional). Los seres humanos pasan normalmente en la adolescencia por un proceso de rebelión contra la figura paterna. Este proceso puede generar conflictos de diverso grado y por tanto puede ser doloroso para las partes. Pero es necesario como parte del crecimiento sano del individuo. Si supera satisfactoriamente esta etapa, la persona se convierte en padre de si mismo. En lugar de sentirse un hijo, como en su infancia, que debe obedecer a la figura paterna, ahora es un adulto, que debe enfrentar la vida y tomar sus propias decisiones. El individuo interiormente ya no se siente un nino que tiene a su papa para protegerlo y para guiarlo, sino que ahora el es su propio padre, el debe resolver su vida, debe formar su hogar, definir su lugar en el mundo, etc...

Las personas que no resuelven esta etapa fundamental del desarrollo personal, interiormente siguen siendo ninos. El ejemplo mas claro es el de esos hombres que su mama les prepara la comidita que al nene tanto le gusta, que le sigue haciendo los caprichitos al nene. Estos hombres cuando se casan, buscan una mujer que haga el papel de madre, que le siga haciendo los caprichitos que le hacia la mama. De mas esta decir, que este tipo de hombres son incapaces de formar una pareja sana y madura.

El numerario pitado a los 14-17 anos, no pasa por la crisis de la adolescencia. Sustituye la figura paterna del padre biológico, por la figura paterna de la obra (esa “madre guapa”) y el resultado es que interiormente sigue siendo un nino que tiene un padre que lo cuida y protege y que le dice lo que tiene que hacer. El numerario no se rebela contra la figura internalizada del padre, lo cual en el corto plazo le evita una crisis que puede ser dolorosa, pero en definitiva no completa su desarrollo psíquico y se queda mentalmente en la infancia. Cuando yo me fui del Opus a los 25, hice psicoterapia, y el psicólogo me explicaba entonces que yo estaba resolviendo mi conflicto con la figura paterna. Mi padre entonces ya estaba muerto, y de alguna manera inconscientemente uno asocia al psicólogo con su padre. Freud ya se había dado cuenta de esta asociación y consideraba que era útil para la terapia. De modo que a los veintipico de anos tuve mi crisis de la adolescencia y por suerte pude resolverla. Pero no se como sera el caso de los numerarios que se van del Opus con 40 anos.

Lo que digo para los numerarios, obviamente vale para los agregados también, y para las 2 secciones. La situación de los supernumerarios puede ser distinta, pero de alguna manera el Opus Dei son los numerarios y agregados. Aunque la institución diga otra cosa, los supernumerarios solo están para traer plata y criar hijos que puedan pitar de numerarios.

Esta infancia mental, de la que hablaba en otro escrito, es una característica esencial del Opus, sin la cual se desintegraría. El Opus no puede apoyarse en individuos con criterio propio, con libertad de espíritu, con sentido critico, con un espíritu independiente. El Opus funciona con hijos obedientes, con ninos aplicados que se amoldan a lo que el Opus quiere y que adoptan como propias todas las cosas que el Opus les inculca.

Hay una serie de experiencias importantes para la persona en la etapa de la adolescencia que tienen que ver con el sexo. En la adolescencia el cuerpo alcanza el desarrollo genital completo, y el individuo descubre un mundo nuevo. Las experiencias en este tema son importantes para el desarrollo completo de la persona, y el hecho de que el Opus capte a los jóvenes cuando aun no han completado esta etapa, determina que los prive de una parte importantisima de su desarrollo como persona. Esto en definitiva se suma al tema de no pasar por la crisis de la rebelacion contra la figura paterna, y el efecto final es un individuo inmaduro, que no ha completado su desarrollo psíquico. Este individuo se supone que tiene que ser un ejemplo para los demás, que tiene que influir la sociedad, que tiene que llevar el mundo a Dios. La realidad es que el individuo no esta capacitado para ser feliz el mismo ni realizarse como persona.

La negación y la esquizofrenia como forma de resolver las contradicciones

El Opus le dice a sus miembros que son ciudadanos comunes y corrientes, que son elegidos de Dios, que el Opus es el mejor lugar para vivir y para morir, que recibirán el 100 por 1 aquí en la tierra, y un sin numero de mentiras mas, que claramente se contradicen con la experiencia mas elemental. La forma neurótica de resolver esta contradicción es la negación.

La negación es la estrategia que aplica el neurótico para resolver un problema cuya verdadera solución le resulta difícil o dolorosa. Por ejemplo un hombre que es alcohólico, en lugar de dejar de beber, niega que tenga la adicción. Si la persona logra convencerse de que no es alcohólica, el problema esta resuelto. El problema es que es una solución que no resuelve el problema, aunque la persona haya logrado convencerse de que no tiene ninguna adicción, lo cierto es que la tiene, y deberá pagar las consecuencias que eso lleva.

El numerario típico vive en la negación. Por eso es incapaz de ver lo que salta a la vista de cualquiera, y así sigue repitiendo absurdos como que los miembros del Opus viven en medio del mundo, que son totalmente libres, que el Opus es una familia, que la palabra de los directores es la voluntad de Dios, etc. Discutir de estos temas con un miembro del Opus es como discutir con una pared. O mas bien, como discutir con un neurotico. No escucha las razones, el lavado de cerebro (los “anos de formación”) lo han vacunado de forma que es incapaz de ver algo tan obvio para los demas. “Lo que pasa es que no lo entienden” es la forma que explica el Opus el hecho de que a cualquier persona normal le choquen los absurdos del Opus.

Una estrategia adoptada por algunos miembros, para sobrellevar la vida absurda en el Opus, es el desdoblamiento de la personalidad (o sea, la ezquizofrenia). En el Opus le llaman la doble vida, y se ve como algo muy malo. Indudablemente que es malo, el problema es que la vida que es disfuncional es la vida del Opus. La solución de la doble vida no es eliminar la vida “normal” sino eliminar la vida “opusiana”.

No debería ser una sorpresa para nadie el que haya tantos numerarios con problemas psiquiátricos.



Original

Personal tools