El fraude de la secularidad del Opus Dei

From Opus Dei info

Por Doserra, 20.02.2012


Ya se habían tratado en Opuslibros las incongruencias de la vida en la Obra. Pero ahora, al conocer los reglamentos de la obra de 1941 que nos ha dado a conocer Guillaume, se ve a la legua el gran engaño a que nos ha sometido el fundador, y se entiende por qué quemó los apuntes íntimos relativos a su vocación sacerdotal y a la fundación en 1928 y 1930.

Leyendo sus afirmaciones posteriores a 1950 sobre la naturaleza secular de nuestra vocación –por ejemplo, en el libro Conversaciones-, ahora ya no sabes si desternillarte de risa o echarte a llorar.

¿Qué carisma secular recibió una persona que desde 1934 impuso los votos a los miembros de su Obra y que en los estatutos de 1941 y 1943 habla en estos términos?:

«Los socios del Opus Dei no son religiosos, pero tienen un modo de vivir -entregados a Jesús Cristo- que, en lo esencial, no es distinto de la vida religiosa».

«Consagrarse al servicio de la Obra».

«La santificación de sus miembros por el ejercicio de los consejos evangélicos y la observancia de las propias constituciones».

«Los socios supernumerarios y los numerarios [hoy numerarios e inscritos, respectivamente], sin merma de los dulcísimos deberes del cuarto Mandamiento, se obligan a permanecer con respecto a su familia de sangre, como si fueran religiosos, y vivirán de ordinario separados de su familia, para que puedan dedicarse con más intensidad al apostolado».

No puede ser de Dios una organización que practica la doblez y el engaño.



Original

Personal tools