El Opus Dei como Pía Unión (1941)

From Opus Dei info

Contents

I. REGLAMENTO

QUÉ ES EL OPUS DEI: SUS FINES Y SUS MEDIOS

Art. 1.

1. La Obra de Dios - Opus Dei - es una Asociación católica de hombres y de mujeres que, viviendo en medio del mundo, buscan su perfección cristiana, por la santificación del trabajo ordinario. Persuadidos de que el hombre ha sido creado "ut operaretur" (Gen. II, 15), los socios del Opus Dei se obligan a no dejar su trabajo profesional u otra actividad equivalente, aunque tengan una gran posición económica o social.

2. Los medios que han de poner en práctica los socios para la consecución del fin sobrenatural que se proponen, son: vivir vida interior de oración y sacrificio, según el régimen y espíritu aprobados por la Santa Iglesia, y desempeñar con la máxima rectitud sus actividades profesionales y sociales.


CLASES DE SOCIOS

Art. 2.

1. En el Opus Dei hay tres clases de socios: inscritos, supernumerarios y numerarios.

2. Los socios admitidos como inscritos se obligan a hacer diariamente examen de conciencia y media hora de oración mental.

3. Los supernumerarios se obligan a que sea de una hora la oración mental de cada día.

4. Los numerarios se obligan a hacer una hora de oración al día y a ocupar ordinariamente los cargos de dirección del Opus Dei.

Art. 3.

1. Con ningún pretexto serán admitidos como socios del Opus Dei los sacerdotes seculares, ni los religiosos, ni las religiosas.

[nº 2]

2. Del mismo modo, tampoco se admitirá, sin excusa alguna, a quienes son o hayan sido alumnos de algún seminario o escuela apostólica, o han estado en religión, aunque solo sea como novicios o postulantes.

3. Quienes hagan estudios eclesiásticos y lleguen al sacerdocio después de ser socios del Opus Dei, no dejan por eso de pertenecer a la Obra.


ÓRGANOS DIRECTIVOS

Art. 4.

1. Los órganos directivos nacionales del Opus Dei son la Junta y la Asamblea.

2. La Junta esté formada por el Presidente, el Secretario y tres vocales,

3. Forman la Asamblea los socios numerarios, y de entre ellos han de ser escogidos ordinariamente los miembros de la Junta.

Art. 5.

1. La Junta celebrará una reunión trimestral ordinaria, y las extraordinarias que soliciten por lo menos tres de sus miembros.

2. A la Junta compete:

  1. - Cuidar que el Opus Dei se mantenga en todo momento dentro de las condiciones jurídicas exigidas por las leyes.
  2. - Proporcionar los fondos necesarios para sufragar los gastos que anualmente se produzcan en el Opus Dei.
  3. - Mandar que se celebren sufragios por los socios difuntos.

Art. 6.

1. Las vacantes, que se produzcan en la Junta durante los nueve años de su mandato, tanto por defunción como por renuncia son cubiertas por acuerdo de los miembros que se queden en la Junta.

[nº 3]

2. Los miembros de la Junta pueden ser reelegidos para los mismos cargos, una o más veces.

Art. 7.

La Asamblea se reunirá cada nueve años, con el único fin de proceder a la elección de Junta. Y extraordinariamente, convocada por tres socios numerarios, si faltaran todos los miembros de la Junta, y procederá a nombrar nueva Junta.

Art. 8.

Los acuerdos, en la Asamblea y en la Junta, se toman siempre por mayoría absoluta de votos.


SUFRAGIOS Y ENTERRAMIENTO

Art. 9.

1. Los miembros del Opus Dei procurarán tener hechas en forma legal sus últimas disposiciones. Se obligan a disponer para sí un entierro modesto, sin vanidades de ningún género.

2. El Presidente dispondrá que sean celebradas las Misas Gregorianas inmediatamente que se conozca la muerte de uno de los socios; y pondrá la defunción en conocimiento de los demás, para que ofrezcan los sufragios que su celo les sugiera.


INGRESOS Y GASTOS

Art.10.

1. El Opus Dei cuenta como ingresos económicos con las limosnas de sus socios.

2. Las cuotas serán siempre de poca consideración, porque los gastos que se ocasionen con la labor puramente espiritual han de ser siempre muy reducidos.

3. No retendrá la Junta capital alguno.

4. Si, atendidos los gastos, se cerrase el año económico con superávit, entregará esa cantidad como limosna al Ordinario de la Diócesis en que la Obra tenga su domicilio.

5. El Opus Dei no puede recibir legados de ningún género,

[nº 4]

ni admitir fundaciones piadosas con ningún pretexto, ni poseer bienes inmuebles.


DOMICILIO

Art. 11.

El Opus Dei tiene un solo domicilio nacional.


HUMILDAD COLECTIVA

Art. 12.

1. Característica principalísima del Opus Dei es la humildad colectiva de sus miembros.

2. Para que esta humildad no sufra detrimento,

  1. - Queda prohibido editar hojas o publicaciones, de cualquiera clase que sean, como propias de la Obra.
  2. - Se prohíbe igualmente hacer ningún distintivo o insignia para los socios.
  3. - Aconsejamos a los socios que no hablen de la Obra con personas ajenas a esta empresa que, por ser sobrenatural, debe ser callada y modesta.


DISOLUCIÓN

Art. 13.

En caso de disolverse el Opus Dei, sus bienes, si los hubiere, pasarán a manos del Reverendísimo Sr. Obispo de la Diócesis en que la Obra tenga su domicilio.

II. RÉGIMEN

[nº 5]

FINES Y MEDIOS

Art. 1.

1. El Opus Dei busca la santificación de sus miembros y la salvación de las almas.

2. Los socios ejercitan ordinariamente el apostolado desde los cargos oficiales de la administración pública, cargos que han de servir siempre con lealtad ejemplar.

3. La vida interior y la formación intelectual, son los medios que emplean los socios del Opus Dei para conseguir sus fines; más una discreción, que nunca es misterio ni secreteo, sino lo natural de una obra que por ser sobrenatural debe ser modesta.


CLASES DE SOCIOS

Art. 2.

1. Hay tres clases de socios en el Opus Dei: 1/ inscritos 2/ supernumerarios; y 3/ numerarios.

2. En la primera clase, pueden ser admitidos varones y mujeres, casados y célibes. A la segunda clase, pueden pertenecer varones y mujeres, mientras permanezcan célibes. Para la tercera clase, solamente pueden ser elegidos los varones que estén ya en la segunda clase.

Art. 3.

Las socias supernumerarias pueden dedicarse en general a los apostolados propios del espíritu del Opus Dei, y entonces se llaman simplemente supernumerarias; o se dedican exclusivamente al servicio doméstico, en las actividades que lleven los socios del Opus Dei, y son y se las llama sirvientas.

Art. 4.

Los socios supernumerarios, ellos y ellas, pueden consagrarse al servicio de la Obra por un tiempo determinado, y entonces se dice que hicieron su oblación, o perpetuamente, y en este caso se dice que hicieron su fidelidad.


ADMISIÓN Y SALIDA DE LOS SOCIOS

Art. 5.

1. Nadie será recibido en el Opus Dei sin haber antes colaborado, por algún tiempo, en alguno de los apostolados que los

[nº 6]

socios desarrollan.

2. No podrán ser recibidos en la Obra quienes no tengan en su ascendencia inmediata tres generaciones de católicos, siquiera por una de las ramas paterna o materna.

3. Tampoco podrán ser admitidos quienes hayan recibido el bautismo siendo adultos.

Art. 6.

1. Procuren los Superiores de la Obra no expulsar a ninguno de los socios.

2. Facilítese la salida a quienes pierdan el espíritu.

3. Si perdido el espíritu, no quisieran voluntariamente salir de la Obra, se procederá a despedirles con mucha caridad.


DE LOS SACERDOTES

Art. 7.

1. Los socios del Opus Dei que reciban la ordenación sacerdotal, se dedicarán especialmente a la formación espiritual de los demás miembros de la Obra.

2. Se atendrán, para su vida interior y trabajo apostólico al Reglamento, Régimen, Orden, Costumbres, Espíritu y Ceremonial del Opus Dei y a normas especiales.


CARACTERÍSTICAS

Art. 8.

1. El Opus Dei no tiene actividades exteriores de ningún género; exclusivamente se preocupa de la formación de sus miembros.

2. Todos los trabajos apostólicos de los socios del Opus Dei se ejercitarán inmediatamente a través de las actividades oficiales públicas, o mediante asociaciones legales que oportunamente constituirán los socios, adaptándose siempre a las circunstancias de los tiempos y lugares, sin uniformidad.

Art. 9.

1. Los socios supernumerarios y los numerarios, sin merma de los dulcísimos deberes del cuarto Mandamiento, se obligan a

[nº 7]

permanecer con respecto a su familia de sangre, como si fueran religiosos, y vivirán de ordinario separados de su familia, para que puedan dedicarse con más intensidad al apostolado.

2. El Opus Dei cuidará de que sean atendidos económicamente, con generosidad, los padres de los socios supernumerarios y numerarios, siempre que lo necesiten; sin que esto suponga para la Obra una obligación jurídica.

Art. 10

Los socios del Opus Dei manifestarán con su conducta, en todo momento, su afecto, obediencia y reverencia al Rvmo. Ordinario de la Diócesis en que tengan la residencia personal.


PATRONOS

Art. 11.

1. Son Patronos del Opus Dei los Arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael; los Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Juan.

2. Al patrocinio de San Rafael y San Juan está encomendado todo el trabajo de los socios del Opus Dei con la juventud.

3. Al patrocinio de San Gabriel y San Pablo, las actividades que tienden a conservar como colaboradores, en las empresas apostólicas, a quienes habiendo recibido su formación de los socios del Opus Dei no se sienten llamados a consagrar su vida a la Obra.

4. Al patrocinio de San Miguel y San Pedro están especialmente encomendados los socios mismos del Opus Dei.

Art. 12.

1. Entre los socios varones, la obra de San Rafael se dirige a los jóvenes estudiantes universitarios o alumnos de Escuelas Superiores. Es el más poderoso medio de trabajo y, por decirlo así, el semillero de la Obra.

2. La obra de San Gabriel, al servirse de colaboradores, a quienes da criterio católico profesional, etc., actúa en las distintas capas sociales ramificándose en ellas.

[nº 8]

3. La obra de San Miguel forma a los socios numerarios y supernumerarios, y busca solución a problemas concretos docentes, profesionales, sociales, etc., para bien de las almas.

Art. 13.

1. Entre las mujeres, la obra de San Rafael trabaja con el fin inmediato de formar buenas madres de familia cristianas. Y desarrolla su labor en el campo, mediante granjas, etc., y en la ciudad, con hogares, residencias, etc.

2. La obra de San Gabriel se sirve de Colaboradoras, que pasaron por la obra de San Rafael, y se dedica especialmente al apostolado de propaganda escrita y oral, con editoriales, bibliotecas, etc.; y ejercitando de modo particular el apostolado eficaz y silencioso en conversaciones privadas y sin aparato, forma pequeños grupos de las distintas clases sociales, y les da criterio católico.

3. La obra de San Miguel, se preocupa de la formación de las socias supernumerarias y de la administración local de las distintas actividades que se desarrollan por los socios del Opus.Dei.


ÓRGANOS DIRECTIVOS

Art. 14.

1. Ordinariamente, el Presidente del Opus Dei es un Sacerdote, a quien se llama sencillamente Padre, con prohibición de usar ninguna clase de tratamiento dentro de la Obra.

2. El cargo es vitalicio.

Art. 15.

El Padre, para su asesoramiento, tiene el Senado, compuesto por el Secretario General, tres Vicesecretarios y al menos un vocal - Missus - por cada Territorio.

Art. 16.

1. El Secretario General es el socio de más autoridad en la Obra después del padre y del Vicepresidente, si lo hubiera.

2. Asiste con el Padre a los despachos de las tres ramas de la Obra, de la Asesoría Técnica General y de la Asesoría Central.

[nº 9]

3. Es nombrado y depuesto libremente por el Padre, oído el Senado, entre los socios electos.

4. Cesa cada nueve años.

Art. 17.

1. Cada Vicesecretario se ocupa de las actividades de los socios en una rama de la Obra: y se denomina Vicesecretario de la obra de San Miguel, Vicesecretario de la Obra de San Gabriel y Vicesecretario de la obra de San Rafael.

2. Los Vicesecretarios son nombrados y depuestos libremente por el Padre, oído el Senado, entre los socios electos.

3. Los Vicesecretarios cesan cada tres años.

Art. 18.

1. Cada uno de los Missi estudia especialmente los asuntos que a su Territorio corresponden y aquellos otros asuntos que el Padre o el Senado le encomiendan.

2. Tienen también habitualmente la inspección en todas las actividades de los socios de su Territorio.

3. Los Missi son nombrados libremente por el Padre, oído el Senado, entre los socios electos.

4. Cesan cada cinco años.

Art. 19.

1. Habitualmente han de vivir en familia con el Padre dos Custodes.

2. El Custos Dignior cuidará todo lo que a la vida interior del Padre se refiere, y le advertirá con respetuosa libertad cuanto crea oportuno en ese orden de cosas.

3. El otro Custos se ocupará de todo lo que se refiere a la salud corporal, comida, vestido, etc. del Padre, y tendrá igualmente el deber de advertir lo que le pareciere.

4. Los Custodes no tienen intervención en el Senado, excepto en el caso que señala el Art. 22, 3, a no ser que a la vez ocuparan otro cargo que les diera ese derecho.

[nº 10]

5. Son designados por el Padre, a propuesta del Senado, que presenta una lista con nueve nombres de socios electos.

6. Cesan cada cinco años.

Art. 20.

1. A1 vacar el cargo de Presidente, por muerte o renuncia, el régimen de la Obra pasa extraordinariamente al Secretario General o al Dignior del Senado, en ausencia de aquél.

2. El Secretario General reunirá al Senado en el plazo de tres días desde que se produjo la vacante y convocará a los socios electos, para proceder a la elección de nuevo padre, en el termino de quince días, a contar desde aquel en que fue hecha la convocatoria.

Art. 21.

1. Asisten con voz y voto a la elección todos los socios electos.

2. Son elegibles ordinariamente los socios Sacerdotes electos.

3. Si al verificarse la elección de Presidente los sacerdotes electos fueran menos de nueve, podrá ser elegido Presidente un socio seglar electo.

4. Quienes, por cualquier causa, no asistan a la elección, no tienen derecho a emitir su voto.

5. La elección se hace por mayoría absoluta de votos.

Art. 22.

1. Por enfermedad o vejez del Padre o por otra causa grave, puede ser necesario que se nombre un Vicepresidente.

2. Este nombramiento se hará o a petición del Padre, con el voto favorable del Senado, o a petición del Senado.

3. Para que la petición del Senado obligue al Secretario General a convocar para la elección de Vicepresidente, es necesario que firmen la petición dos tercios por lo menos de los socios que componen el Senado y uno de los Custodes.

4. La petición, con las condiciones señaladas en el párrafo anterior, equivale a declarar la inhabilidad del Presidente, a no ser que a propuesta de uno de los Custodes, habiendo variado

[nº 11]

las circunstancias, el Senado por mayoría absoluta acordara otra cosa.

5. Si la elección se hace a petición del Padre, los socios electos elegirán Vicepresidente de una terna presentada por el Padre.

6. Si es a petición del Senado, se procederá de la misma forma que para la elección de Presidente.

Art. 23.

1. Para ser elegido Vicepresidente, se requieren las mismas condiciones que para ser Presidente.

2. Si el Presidente estuviera completamente inhábil, el Vicepresidente tiene todos los derechos del Presidente. Si no, tiene los derechos y deberes que el Presidente disponga, oído el Senado.

3. El Vicepresidente queda nombrado Presidente inmediatamente que vaca la Presidencia de la Obra.

Art. 24.

1. Para informar al Padre de las actividades apostólicas de las socias de la Obra, hay una Asesoría Central.

2. Forman parte de la Asesoría, con el Padre y el Secretario General, tres Vicesecretarias y, al menos una vocal - Missa - por cada Territorio.

Art. 25.

1. Cada Vicesecretaria se ocupa de las actividades de las socias en una rama de la Obra, igual que se indica en el Art. 17, 1.

2. Las Vicesecretarias son nombradas libremente por el Padre, entre las socias consagradas a la Obra que tengan más de cuarenta años y hayan ocupado algún cargo en Asesorías Territoriales.

3. Cesan cada tres años.

Art. 26.

1. Las Missae estudian los asuntos que a su Territorio corresponden y aquellos otros que el Padre les encomienda.

2. Tienen también habitualmente la inspección de todas las actividades apostólicas de las socias de su Territorio.

3. Son nombradas por el Padre entre las socias consagradas

[nº 12]

a la Obra que hayan ocupado algún cargo en Asesorías Territoriales y tengan más de cuarenta años.

4. Cesan cada cinco años.

Art. 27.

1. Las Comisiones Territoriales son organismos que directamente dependen del Padre y del Senado.

2. Están formadas por un Consejero, un Defensor y tres Vocales.

3. El Missus del Territorio puede asistir a la Comisión y tomar parte en sus deliberaciones, y tiene su lugar de precedencia inmediatamente después del Consejero.

Art. 28.

1. El Consejero preside la Comisión y lleva el régimen de los socios y de sus actividades apostólicas en el respectivo Territorio.

2. Es nombrado y depuesto libremente por el Padre, oído el Senado, entre los socios electos, o entre los numerarios, atendiendo a lo que se dice en el 5 de este Art.

3. Ordinariamente ha de ser Sacerdote.

4. Cesa cada siete años.

5. En el mismo Territorio, el Consejero y el Defensor serán indistintamente, uno electo y el otro sólo numerario.

Art. 29.

1. El Defensor tiene por misión:

1) Conservar y mejorar el espíritu y la observancia entre los socios del Territorio.

2) Cuidar de la selección, examinando las circunstancias de los aspirantes e informando al Consejero, antes de que sean admitidos como socios supernumerarios, y al Padre, antes de que sean escogidos para socios numerarios.

2. Es nombrado y depuesto libremente por el Padre, oído el Senado, entre los socios electos, o entre los numerarios, como se indica en el n. 5 del Art. 28.

3. Ordinariamente ha de ser Sacerdote.

4. Es el Dignior de la Comisión.

[nº 13]

5. Cesa cada nueve años.

Art.30.

1. Cada Vocal se ocupa de las actividades de los socios del Territorio en una de las ramas de la Obra, igual que se indica en el Art. 17, 1.

2. Los Vocales son nombrados y depuestos libremente por el Padre, oído el Senado y el Consejero y el Defensor correspondiente, entre los socios numerarios.

3. Cesan cada tres años.

Art.31.

1. Para informar al Consejero de las actividades de las socias del Territorio, hay una Asesoría Territorial.

2. Forman parte de la Asesoría Territorial, con el Consejero y el Defensor, tres vocales socias.

3. Las Missae pueden asistir a la Asesoría de su respectivo Territorio y tomar parte en las deliberaciones. Tienen precedencia sobre las Vocales.

Art.32.

1. Cada socia Vocal de la Asesoría se ocupa de las actividades de las socias del Territorio en una rama de la Obra, igual que se indica en el Art. 17, 1.

2. Son nombradas libremente por el Padre, oídos el Consejero y el Defensor respectivos y la Asesoría Central, entre las socias consagradas a la Obra, que tengan más de treinta años y hayan sido Directoras locales.

3. Cesan cada tres años.

Art. 33.

1. Quienes llevan, en cada país, el régimen de las Asociaciones Auxiliares, a través de las cuales actúan los socios, han de ser numerarios.

2. Los Directores de estas Asociaciones dependen directamente del Consejero y, a propuesta del Consejero con el parecer unánime del Defensor, podrá el Padre nombrarles miembros extraordinarios de la Comisión o de la Asesoría Técnica respectiva.

3. Todos los socios del Opus Dei que forman parte de las

[nº 14]

Asociaciones auxiliares, están obligados a votar, para los cargos directivos de estas Asociaciones, a las personas que designe el Consejero, que procederá a la designación de acuerdo con el Defensor, oída la Comisión Territorial.

Art. 34.

1. Las Juntas Nacionales dependen inmediatamente del Consejero y de la Comisión del Territorio en queestén enclavadas.

2. Se rigen por los Arts. 5 y siguientes del Reglamento.

3. Se procurará, de ordinario, que el Presidente sea un socio inscrito casado.

4. Los otros miembros que componen la Junta y los que forman parte de la Asamblea quedan obligados a nombrar, para las vacantes que en la Junta se produzcan, a los socios que designe el Consejero de aquel Territorio.

5. El Consejero oirá a la Comisión Territorial y procederá a hacer la designación, de acuerdo con el Defensor.

Art. 35.

1. Los Directores y Directoras de las distintas actividades locales de los socios, son nombrados por el Consejero, de quien directamente dependen, con el parecer unánime del Defensor, oída la Comisión o la Asesoría Territorial.

2. El Director y la Directora local no pueden tomar determinaciones extraordinarias sin estar de acuerdo con el socio o la socia Dignior, en aquella casa.

Art. 36.

1. Los socios electos son nombrados directamente por el Padre, sin que este nombramiento signifique que dejan de ser socios numerarios.

2. De ordinario, conocerán los socios su nombramiento por carta autógrafa del Padre, que les entregará el Consejero de su Territorio.

3. El Consejero ordenará, de palabra, que el socio sea dado de baja por la Junta Nacional del país respectivo.

4. En el plazo máximo de tres meses, de acuerdo con el Consejero que dará todas las facilidades, el nuevo socio electo irá

[nº 15]

personalmente a visitar al Padre, para recibir su bendición y hacer ocho días de ejercicios en el lugar que el Padre le señale.

Art. 37.

Para poder ser nombrado socio electo se requiere: 1/ ser socio numerario, 2/ haber cumplido treinta años, 3/ conocer la historia, espíritu, costumbres y tradiciones de la Obra, 4/ llevar por lo menos nueve años en el Opus Dei, 5/ haber prestado a la Obra servicios eminentes, 6/ piedad sólida, 7/ cultura religiosa y profesional, 8/ ser reservado y prudente, y 9/ ser conocido en la Obra como persona de consejo.

Art. 38.

1. El Padre, oído el Senado, podrá disponer que algunos socios numerarios dependan directamente de su autoridad.

2. Estos socios no estarán sujetos, en cuanto a su apostolado concreto, a la obediencia de los Directores Locales; pero sí en todo lo que se refiere a su conducta exterior y al régimen interno del Centro en que residan.

Art. 39.

1. En cada Territorio, habrá por lo menos un Centro de Estudios para los socios varones y otro para las socias, con el fin de darles la formación que sus apostolados exigen.

2. El plan de estudios ha de comprender el Dogma, la Moral, la Sagrada Escritura, la Historia Eclesiástica, la Liturgia, la Ascética, el Canto Gregoriano y el conocimiento de la Obra.

Art. 40.

1. El Consejero, de acuerdo con el Defensor y oída la Comisión o la Asesoría Territorial, designará los socios que han de ir al Centro de Estudios.

2. Nunca irán los socios al Centro de Estudios, inmediatamente de ser admitidos como supernumerarios. Se esperará a que hayan hecho su consagración a la Obra y tengan experiencia en los apostolados.

3. Toda la labor del Centro de Estudios se hará sin extraer a los socios de su ambiente habitual.

[nº 16]

Art.41.

1. Los Directores y Directoras de los Centros de Estudios dependen directamente del Consejero Territorial respectivo.

2. Son nombrados por el Padre, oídos el Consejero y al Defensor del Territorio, entre los socios electos y las socias consagradas a la Obra, mayores de treinta años, que hayan ocupado cargos en la Asesoría Central o en la Territorial.

3. Cesan cada cinco años.

Art.42.

Todos los demás cargos de los Centros de Estudios los nombra el Consejero, de acuerdo con el Defensor, oídos los Directores o Directoras de los Centros respectivos. |

Art.43.

Todos los socios que ocupen cargos en la Obra, cumplido el tiempo de su mandato, pueden ser reelegidos para el mismo cargo una o varias veces.

III. ORDO

[nº 17]

NORMAS DE VIDA DE LOS SOCIOS SUPERNUMERARIOS Y NUMERARIOS

Art. 1.

Diariamente: Ofrecimiento de obras. Oración mental (media hora por la mañana y media hora por la tarde. Santa Misa. Comunión. Visita al Santísimo. Lectura del Santo Evangelio y de algún libro espiritual. Preces. Santo Rosario (quince Misterios). Examen de conciencia. Ángelus o Regina-Coeli.

Semanalmente: Confesión sacramental. Una mortificación corporal y rezo de la Salve, los sábados.

Mensualmente: Un día de retiro.

Cada año: Ejercicios espirituales.

Siempre: Presencia de Dios. Considerar nuestra filiación divina. Comuniones espirituales. Acciones de gracias. Actos de desagravio. Oraciones jaculatorias. Mortificación. Estudio. Trabajo. Orden. Alegría.


CIRCULO BREVE

Art. 2.

1. El Círculo Breve, que semanalmente se celebra en los centros en que desarrollan sus actividades los socios del Opus Dei, tiene por objeto la intensificación y mejora del espíritu de la Obra entre sus componentes.

2. Hay un Círculo Breve para los socios numerarios y supernumerarios; otro distinto para los supernumerarios que aún no han hecho su consagración a la Obra; y uno especial para las sirvientas.

3. Si el Director o la Directora local, de acuerdo con el Dignior, lo juzgasen necesario, habrá un tercer Círculo Breve, para algunos socios supernumerarios.

Art. 3.

1. El Presidente –en los Círculos Breves de las socias, la Presidenta-, que dirige el acto, toma las notas oportunas, para dar cuenta a la autoridad inmediata.

2. Los socios no deben de hablar de los defectos de que otros socios se acusen en los Círculos. Y queda prohibido hacer comentarios críticos de lo tratado en esos actos, debiéndose dar

[nº 18]

cuenta al Director local, si se falta a esta obligación.


VISITAS

Art. 4.

1. Hay dos clases de visitas: ordinarias y extraordinarias. Las primeras se celebran cada tres años; las segundas, cuando el Padre lo estime conveniente.

2. En las visitas se estudia la vida interior de los socios, su cultura religiosa, su formación profesional, su compenetración con el espíritu de la Obra, sus trabajos apostólicos y la situación económica de los centros, etc. revisándose los ficheros relacionados con las obras de San Rafael y San Gabriel, etc.

3. En los Centros no habrá libro de visitas, ni quedará constancia del paso del Visitador.

Art. 5.

1. Verifica las Visitas el Padre, o las personas en quienes delegue.

2. El que realiza la visita escucha a cada uno de los socios se informa por todos los medios, para obtener los elementos de juicio; aconseja, amonesta, reprende, elogia, anima.

3. Toma notas, para dar cuenta del resultado de la visita, y comunica al Senado por escrito su juicio, con las consideraciones, advertencias y remedios que le parezcan oportunos.

Art. 6.

Los visitadores, tienen siempre precedencia sobre todos los socios, tanto en visitas ordinarias como extraordinarias.


SUFRAGIOS Y ENTERRAMIENTO

Art. 7.

1. Los socios supernumerarios y numerarios dejan absolutamente al cuidado de sus consocios todo lo referente al modo y lugar del enterramiento.

2. Cuando muere un socio supernumerario o numerario del Opus Dei, el Director del Centro al que pertenecía cuida de que sea amortajado con una sábana.

3. El Presidente Nacional comunica la defunción a todos los

[nº 19]

socios que de él dependen, para que aplique por el fallecido cuantos actos de caridad les sugiera su celo; y a la Comisión, que remitirá una nota necrológica al archivo de la Obra.

4. Los funerales han de celebrarse en la Parroquia de la que fuera feligrés el socio.

5. En todos los Centros del Territorio, se ofrecerá una vez el Santo Sacrificio de la Misa por su alma. Las Gregorianas se celebran, de ordinario, en el Centro al que pertenecía el difunto; y en este Centro, en el aniversario, se rezará una Misa.

Art. 8.

Al fallecer el padre o la madre de un socio, se celebra un novenario de Misa en el centro en que trabaja aquel socio.


PRECEDENCIA

Art. 9.

1. Si no hay nombramiento expreso a favor de otro socio, el electo más antiguo en su clase o, en su defecto, y por este orden, el numerario, o el supernumerario que haya hecho su consagración perpetua a la obra, o el que la haya hecho tan sólo temporal, siempre con mayor antigüedad en su clase, tiene precedencia en todas las actividades sobre los demás.

2. Es llamado Dignior y considerado como tal, después del Director del Centro.

3. Tiene el régimen cuando falta el Director; y en este caso, automáticamente, pasa a ser Dignior el socio al que, según la enumeración del 1. de este art., le corresponda.

4. La misión del Dignior, si hay Director en el Centro, es exclusivamente consultiva.


COMPETENCIA

Art. 10.

Todos los socios tienen libertad de acudir por escrito al Padre, sin que nadie pueda impedir este derecho.

Art. 11.

Asunto que son de competencia del Consejero, de acuerdo

[nº 20]

con el Defensor, oída la Comisión, en su Territorio respectivo:

  1. Admitir como supernumerarios a los socios inscritos que lo soliciten, y facultarles para que hagan su consagración, previo minucioso examen de cada uno por el Defensor.
  2. Archivar y procurar el cumplimiento de los testamentos que, teniendo en cuenta las disposiciones legales del país respectivo, otorgan los socios, al realizar su primera consagración a la Obra.
  3. Comunicar al Senado el nombre de los socios supernumerarios cuando éstos hacen su consagración al Opus Dei.
  4. Conceder o denegar, a los supernumerarios que lo soliciten, la dispensa de la vida de familia.
  5. Aprobar los reglamentos internos de los Centros en que los socios tienen sus actividades de apostolado.
  6. Iniciar nuevas actuaciones apostólicas y crear o suprimir Centros, para el normal ejercicio de las mismas.
  7. Conferir comisiones de cierta importancia.
  8. Aplicar sanciones graves a socios de la demarcación y privar de su condición de socios del Opus Dei a los inscritos y supernumerarios que no deban continuar en la Obra.
  9. Resolver asuntos relacionados con las autoridades eclesiásticas, académicas o civiles, que el Consejero, con el Defensor y la Comisión, consideren difíciles o delicados.
  10. Proponer al Padre la plantilla de colaboradores que sean necesarios para el buen régimen del Territorio. Y designar las personas que han de colaborar con la Comisión ocupando los puestos de la plantilla aprobada por el Padre.
  11. Dar permiso para la realización de hipotecas y enajenaciones por valor superior a mil pesetas e inferior a cien mil a los Directores de las Asociaciones auxiliares.

Art. 12.

1. Todos los asuntos que han de ser decididos por el Padre, ordinariamente, pasan al Senado, para su estudio.

2. La misión del Senado es exclusivamente consultiva, exceptuando lo que se ordena en los Arts. 19, 5 y 22, 2 y 3 del Régimen.

[nº 21]

Art. 13.

Misiones que competen exclusivamente al Padre, oído el Senado:

  1. Tomar acuerdos que impliquen mutación en el Reglamento y Ordo del Opus Dei. Pero ha de tener en cuenta que nunca se puede, por ningún motivo, modificar lo que el Fundador señala en el Régimen y Espíritu del Opus Dei.
  2. Resolver todas las dudas que pudieran presentarse en la aplicación del Reglamento, Régimen, Espíritu, etc. Para esto se servirá de las Glosas del Fundador, si las hay.
  3. Nombrar el personal auxiliar del Senado y de las Vicesecretarías.
  4. Señalar las circunscripciones territoriales, y trasladar de Territorio a los socios que crea conveniente.
  5. Elegir, entre los socios supernumerarios, los que puedan pasar a ser numerarios y, de entre éstos, los electos.
  6. Separar del Opus Dei o de sus cargos, a los socios numerarios o electos.
  7. Dispensar de las condiciones que se necesitan para ocupar cualquier cargo, o ser promovido a diferente clase.
  8. Dar permiso para la verificación de hipotecas, enajenaciones, etc. que excedan de cien mil mesetas, en todas las actividades apostólicas de los socios.
  9. Dar permiso a los socios numerarios si sus circunstancias personales lo aconsejan, para que no vivan en familia.
  10. Dar permiso especial para que los socios del Opus Dei por excepción puedan dedicarse a la enseñanza privada, que es siempre, sólo y exclusivamente, medio, nunca fin.

Art. 14.

Cuando sean discordantes los pareceres del Director de un Centro y del Dignior elevarán una consulta, firmada por ambos, a la Comisión correspondiente. Y si en este organismo sucediese un caso análogo, promoverán una nueva consulta al Senado.


ADMINISTRACIÓN

Art. 16.

1. La parte económica de todas las actividades personales

[nº 22]

y colectivas de los socios supernumerarios y numerarios está centralizada por el Administrador General, que elige el Padre, oído el Senado; entre los socios electos.

2. El Administrador General asesora, en cuestiones económicas al Padre y al Senado, e inspecciona, encauza y dirige la contabilidad general y las actividades económicas de los socios.

3. Cesa cada siete años.

Art. 17.

1. El Administrador General preside la Asesoría Técnica General, integrada por los socios numerarios que, a propuesta suya, designe el Padre, oído el Senado.

2. Sus miembros cesan cada cinco años.

Art. 18.

1. Los socios supernumerarios y numerarios entregan a la Asesoría Técnica General, en libre disposición, las rentas de su capital y los ingresos de todas sus actividades personales.

2. Si alguno de los socios del Opus Dei saliese de la Obra, no tiene derecho a reclamar ninguno de sus ingresos o rentas entregados durante su permanencia en la Obra.

Art. 19.

1. En cada Territorio hay un Administrador, con una Asesoría Técnica.

2. El Administrador Territorial, que ha de ser numerario, dirige la contabilidad de los socios del Territorio y asesora al Consejero.

3. Es nombrado por el Padre, oído el Senado.

4. Cesa cada siete años.

5. El Missus tiene, en la Asesoría Técnica de su Territorio, análogas atribuciones a las señaladas para las Comisiones Territoriales en el Art. 27, 3 de Régimen.

Art. 20.

1. Los Asesores Territoriales son nombrados por el Consejero de acuerdo con el Defensor, oída la Comisión, entre los socios numerarios del Territorio.

2. Cesa cada cinco años.

[nº 23]

Art. 21.

Todos los Centros constituidos por los socios del Opus Dei han de remitir mensualmente, por duplicado, cuentas y balances de todas sus actividades económicas al Administrador Territorial. El Administrador las revisará diligentemente y las aprobará, si procede. Uno de los duplicados se archiva en la Asesoría Técnica y el otro, con el visto bueno del Administrador, se enviará a la Asesoría Técnica General.

Art. 22.

La comisión Territorial eleva cada tres meses al Senado un informe global de la situación económica de las actividades de los socios del Territorio, en el trimestre anterior.

IV. COSTUMBRES

[nº 24]

1. Cuando vivan en familia tres o más socios han de poner, en lugar digno y oportuno, una Cruz de Palo, pintada de negro, sin Crucifijo. Procúrese conseguir de los Rvmos. Ordinarios respectivos, la concesión de indulgencias por cada vez que se bese esta Cruz y se recite una jaculatoria.

2. En las fiestas de la Invención y de la Exaltación de la Santa Cruz, desde las vísperas, se adornará con guirnaldas de flores la Cruz de Palo.

3. Por la noche, después de rezar el Rosario y antes del examen, se hace el "comentario" del Evangelio.

4. Tendrán los socios en lugar visible y decoroso de su habitación una imagen de Nuestra Señora, a quien saludarán, aunque sólo sea con una mirada, al entrar y salir del cuarto.

5. Terminan todos los actos comunes con la siguiente invocación a la Sma. Virgen:

SANCTA MARIA SPES NOSTRA, SEDES SAPIENTIAE, ORA PRO NOBIS.

y las Socias:

SANCTA MARIA SPES NOSTRA, ANCILLA DOMINI, ORA PRO NOBIS.

6. Romería de Mayo:

Como manifestación de amor a la Señora, celebran anualmente la romería de Mayo a alguna ermita o santuario de la Sma. Virgen.

7. En los Centros en que desarrollan los nuestros su labor de apostolado, todos los sábados se hará una colecta que se destinará a comprar flores para adornar la imagen de la Virgen los días en que se celebre alguna fiesta de la Señora.

8. Llevan impuesto todos los socios el Santo Escapulario del Carmen.

[nº 25]

9. Todos los días, antes de acostarse, rezan las tres avemarías de la Pureza, de rodillas y con los brazos en cruz, siempre que sea posible.

10. Oratio-saxum: diariamente rezan el "acordaos", encomendando a la Stma. Virgen al miembro de la Obra que esté en aquel momento más necesitado.

Si, llegada la noche, al hacer el examen, vieran que se les olvidó recitar la oración-saxum, no deben rezarla por aquel día.

11. El día de la fiesta de nuestro Padre y Señor San José, los socios numerarios y supernumerarios renovarán su consagración a la 0bra.

12. Todas las llaves de los Sagrarios de la Obra llevarán, pendiente de una cadena, una medalla de San José.

13. Al salir o entrar en cualquiera de los Centros en que los socios tienen sus actividades de apostolado, se dirá una jaculatoria vocal o mentalmente al Ángel Custodio de aquella casa.

14. Antes de emprender una labor relacionada con alguno de los apostolados de la Obra, se invocará a los respectivos Santos Patronos.

15. Además de las fiestas del Señor, de Santa María y de San José, se celebrarán con particular devoción, las de los Arcángeles y Apóstoles y Evangelistas: el 2 de Octubre - festividad de los santos Ángeles Custodios- y el día 14 de Febrero, que son para el Opus Dei día de Acción de Gracias.

16. Todos los martes, luego de invocar cada uno de los socios a su Santo Ángel custodio, con el ruego de que lo acompañe en su oración, besará el rosario, en prueba de Amor a la Señora y para significar que es la oración el arma más eficaz. Y seguidamente recitará el salmo n° 2, en latín.

Por la tarde empleará ese texto para la meditación.

[n° 26]

17. En las distintas actividades apostólicas de los socios, ordinariamente en la administración o secretaría, se coloca un cuadro de San Nicolás de Bari con la siguiente inscripción:

SANCTE NICOLAE, CURAM DOMUS AGE.

18. Además de las oraciones por el Romano Pontífice y por el Rvmo. Ordinario del lugar, que se recitan en las preces de la Obra, todos los socios diariamente encomiendan al Señor la persona e intenciones del Santo Padre y del Rvmo. Prelado Diocesano.

19. Todos los días ofrecen oración y mortificación especial por el Padre.

Si en el examen de la noche encuentran que no lo han hecho así, rezarán una breve oración vocal por su persona e intenciones, antes de dormir.

20. A diario, antes de acostarse, rezará el Padre el salmo Miserere, en postración. Si no puede rezarlo, ordenará que lo haga en su lugar uno de los socios.

21. Para sobrenaturalizar su vida con la continua presencia de Dios, los socios usan entre sí como saludo y despedida la palabra PAX, que se contesta IN AETERNUM.

22. Tendrán agua bendita en su dormitorio con la que rociarán la cama, antes de acostarse, tomándola también para hacer la señal de la Cruz.

23. Como manifestación externa de su deseo de vivir la virtud de la pobreza, todos los años, el día en que la santa Iglesia celebra la fiesta de San Francisco de Asís, los socios numerarios y supernumerarios entregarán al Director o a la Directora del Centro todos los objetos que estén en su poder y no sean de uso exclusivamente personal. Esta costumbre se denomina "expolio".

24. No se permite a los nuestros hacerse regalos mutuamente, por in-

[nº 27]

significantes que sean.

25. Con el fin de conseguir y conservar la virtud de la pobreza, mensualmente entregarán los socios numerarios y supernumerarios, al Director del Centro respectivo, la nota de gastos personales.

26. Es costumbre laudable conservar las cartas que se crucen entre sí los socios, por si fuera oportuno archivarlas.

27. Su parentesco espiritual, que une a los socios de la Obra, no tiene manifestaciones exteriores en la vida social.

28. Procuren los socios tener mensualmente una conversación confidencial, llena de sencillez, con el Director o la Directora local, para identificar su conducta con el espíritu de la Obra y mejorar sus actuaciones apostólicas.

V. ESPÍRITU

[n°28]

1. Los socios del Opus Dei no son religiosos, pero tienen un modo de vivir -entregados a Jesús Cristo- que, en lo esencial, no es distinto de la vida religiosa.

2. Los edificios, muebles y ambiente de los centros donde los socios desarrollan su labor de apostolado nunca tendrán aspecto conventual; y se evitará, en todo, hasta el menor detalle que pueda dar a la Obra apariencia de instituto religioso.

3. El entregamiento a Jesucristo, que viven los socios, no es pasajero y común, sino definitivo y de perfección.

4. Los socios de la Obra cumplen todos sus deberes de ciudadanos y, a la vez, ejercitan todos los derechos.

5. Los nuestros, por su espíritu católico, ven con alegría todas las manifestaciones de celo que desarrollen los demás.

6. No se celebrarán nunca reuniones generales con los colaboradores del Opus Dei. El trabajo de apostolado se realiza siempre en pequeños grupos.

7. Los socios de la Obra son selección de su clase social, y procuran ejercitar el apostolado de amistad y de confidencia entre los mejores de su ambiente.

8. Es característica especialísima de los socios numerarios "vivir la Catolicidad". Es decir, evitar que la Obra pueda servir intereses incompatibles con ese espíritu de la Santa Iglesia Romana.

9. La Obra pasa oculta. Por eso no puede asistir a ningún acto de la vida social, ni ser representada; y del nombre de la Obra, desconocido para los extraños, jamás debe derivarse un apelativo común para los socios. Procúrese evitar esos apelativos aún en las actividades de apostolado.

[nº 29]

10. Por esta humilad colectiva de los socios, que hace que la Obra pase oculta, nunca se podrá atribuir a la Obra la fama o mérito de las actividades de sus miembros. Toda la gloria es para Dios y, en lo humano, para otras asociaciones.

De aquí que tampoco se comunique a nadie la consagración que a la Obra hacen algunos de sus socios.

11. Este mismo espíritu de humildad colectiva impone la norma de no decir el número de socios que forman parte de la Obra.

12. Los nuestros nunca hablarán de la Obra a los extraños, ni manifestarán a nadie que pertenecen a ella.

13. Por la misma razón, la existencia de los centros en que los socios numerarios realizan su labor de apostolado -obra de San Miguel- no debe ser conocida más que por los que en ellos trabajan.

14. Los socios de la Obra en nada exterior se diferenciarán de las demás personas de su profesión y clase social. Por eso nunca se permitirá, con ningún pretexto, ni uniforme, ni distintivo particular alguno.

15. Los Reglamentos, Instrucciones, etc., están numerados; y hay prohibición absoluta de mostrarlos a los extraños y aún de verterlos al idioma vulgar, si están escritos en latín.

16. El Reglamento de la Obra se sujetará a lo que disponga, en cada país, la legislación sobre asociaciones.

17. Régimen, Orden, Costumbres, Espíritu y Ceremonial, como son ordenaciones internas de apostolado, se someten solamente a la autoridad eclesiástica; pero a ésta incondicionalmente.

18. Es obligación de los nuestros cooperar, con todos los medios, al perfeccionamiento y desarrollo de las actividades apostólicas de los socios. De esta obligación nace el deber de poner en conoci-

[n° 30]

miento de la autoridad de la Obra todo lo que, en la conducta de los socios, o en la marcha de sus actividades, pueda perjudicar la labor.

19. Los socios de la Obra constituyen una familia de vínculos sobrenaturales. Por eso, cuando tres o más socios viven juntos, se dice que viven en familia.

20. La Obra es familia, y a la vez, milicia. Tiene todas las ventajas de la vida familiar, sin ninguno de los inconvenientes del afecto exclusivamente humano. Y toda la eficacia combativa de la más severa disciplina militar.

21. Los socios que no vivan en familia están adscritos a un centro de apostolado, del que dependen.

22. Como manifestaciones exteriores de afecto a la familia de sangre, los nuestros deben conservar siempre que sea posible el domicilio de su familia respectiva, para toda clase de documentos de identidad, aunque hayan adquirido otro cuasidomicilio.

23. Evítese que aparezcan con el mismo domicilio los socios que no pertenezcan a la misma familia de sangre.

24. La vida de familia de los socios del Opus Dei no es como la vida de una comunidad religiosa, sino que tiene el mismo tono y ambiente que el de un hogar de familia cristiana.

25. El tono humano del Opus Dei, su ambiente es la aristocracia de la inteligencia (en los varones) y una extremada delicadeza en el trato mutuo.

26. Es característica de la vida en familia la naturalidad. Está absolutamente excluido el empleo de tratamientos especiales, para los que ocupan cargos directivos dentro de la Obra. Así, con esta sencillez, el Presidente del Opus Dei no tiene más tratamiento que "Padre", y nuestros documentos oficiales se redactarán también en tono familiar.

[nº 31]

27. Para extender la labor apostólica, es menester actuar desplegando en todas direcciones. Al abrirse en abanico, se evita la actuación de los socios formando grupos, y cada uno de los nuestros ejerce su influencia en una zona distinta.

28. El espíritu de la Obra es que sus socios varones ocupen cargos oficiales y, en general, puestos de dirección.

29. Para llegar a ocupar puestos de dirección, necesitan los nuestros un prestigio científico sólido.

Por tanto, no pueden los socios descuidar su formación profesional.

30. Las socias del Opus Dei deben de un modo especial ejercitar el apostolado de la amitad y la confidencia con las colaboradoras sin formar asociaciones.

31. Conviene advertir que las asociaciones auxiliares de que se habla en Régimen (Art.53) han de ser, por regla general, culturales y, mejor, sociedades de carácter económico y comercial.

32. Las socias ocuparán ordinariamente como empleadas (y este término ha de entenderse en sentido estrictamente comercial), ateniéndose al Art. l. 2, del Reglamento, los cargos administrativos de las sociedades o asociaciones auxiliares planteadas para facilitar la labor de apostolado que les es privativa. Bien entendido que no podrán llevar el régimen económico más que en los Centros locales,

33. En una empresa de apostolado, la eficacia del trabajo está en los medios sobrenaturales. Por eso, el espíritu de oración y de penitencia es la base de toda la actividad exterior de los socios de la Obra.

34. La Obra no tiene, ni tendrá nunca, devociones particulares.

35. La Santa Misa es el centro de la vida espiritual de los socios.

[nº 32]

36. Los nuestros, en los Centros donde desenvuelven sus actividades apostólicas, solicitarán del Rvmo. Sr. Obispo Diocesano, en nombre de la Asociación legal respectiva, la erección de oratorio semipúblico con Sagrario.

37. Dado el carácter de intimidad que han de tener los distintos apostolados que se desarrollan por los socios de la Obra, nunca se celebrarán en los oratorios ceremonias religiosas ajenas a los fines del Opus Dei.

38. El Opus Dei está al servicio de la Santa Iglesia. Los socios la sirven lealmente - adhuc autem et animan suam (Luc. XIV, 26) - y nunca se sirven de ella. De aquí, otra característica muy particular de los nuestros: su adhesión rendida y total a la Jerarquía Eclesiástica, a la autoridad eclesiástica ordinaria.

39. Los socios del Opus Dei viven con alegría su vida de apóstoles; su ascetismo es un ascetismo sonriente.

40. Hemos de practicar gustosamente la humildad colectiva de la Obra. Que nunca un falso amor a nuestra empresa sobrenatural nos lleve a olvidar que el prestigio del Opus Dei es no tener prestigio humano: pasar oculto. Deo omnis gloria!

41. Somos amigos -vos autem dixi amicos! (Joan. XV, 15)-, y, al sobrenaturalizar esa amistad, al poner en esa amistad a Jesucristo, nos sentimos hermanos.

42. Nunca despreciamos las virtudes humanas. Son complemento de las virtudes sobrenaturales.

43. Fraternidad, optimismo, valentía, intransigencia, alegría, naturalidad, nobleza, sinceridad y sencillez son virtudes propias de los socios del Opus Dei.

[nº 33]

44. In hoc cognoscent omnes quia discipuli mei estis, si dilectionem habueritis ad invicem (Joan. XIII, 35). - Esta caridad nos obliga a advertir, enseñar, ayudar y amonestar a los nuestros, dentro de los límites de la corrección fraterna.

45. Nuestra ilusión debe ser vivir como vivieron los primeros cristianos, sin odios de casta, de frontera, ni de lengua.

Somos hijos del mismo Padre, y soldados del mismo Rey: non habemus hic manentem civitatem (Hebr. XIII, l4).

46. El tesoro del Opus Dei son nuestros enfermos y nuestros ancianos.

47. El espíritu del Opus Dei es penitente, pero enemigo de singularidades; hace buscar con amor la mortificación en las cosas pequeñas y ordinarias, en el trabajo habitual ordenado y perseverante.

48. La fe sobrenatural, viva y operativa, nos dará una convicción también sobrenatural, que nos hará pasar por encima de todos los obstáculos, hasta decir con el Apóstol: omnia possum in eo qui me confortat (Philip. IV, 13).

49. Nuestra perseverancia está llena de voluntad. En el Opus Dei no hay gendarmes.

50. Seamos sinceros, valientemente sinceros, con Dios, con nosotros mismos y con quienes hacen cabeza; y habremos asegurado nuestra perseverancia.

51. ¡El ejemplo! Con nuestro ejemplo edifica Dios o destruye el enemigo.

52. Estamos, con entrega sobrenatural, al servicio de la Iglesia. Toda la ilusión de nuestra alma debe ser esta: servir.

[nº 34]

53. El celo, que nos abrasa, ha de tener esta ambición: omnes cum Petro ad Jesum per Mariam.

54. El corazón -nuestro corazón- ha nacido para amar, se ha dicho. Metamos en é1 estos tres amores: Cristo, María, el Papa, y el amor nos llevará al sacrificio: a la pureza y a la abnegación, que tienen por fruto el gaudium cum pace;

55. La obediencia, que hemos de vivir, no es una virtud corriente: nuestra disposición actual ha de ser obedecer usque ad mortem, mortem autem crucis (Philip. II, 8).

56. No tengamos miedo a nada ni nadie: Dominus illuminatio mea et salus mea, quem timebo?: Dominus protector vitae meae, a quo trepidabo? Si consistant adversum me castra, non timebit cor meum (Ps. XXVI, 1, 2, 5).

57. No podemos perder el tiempo levantando casas: las tomamos.

58. Amemos la virtud santa de la pobreza. No olvidemos, sin embargo, que nuestra pobreza no ha de entreverse jamás en el porte exterior, que ha de ser el que nos corresponda por nuestra posición y cargo social.

59. En nuestras virtudes y nuestro apostolado huyamos del espectáculo. Sin misterio, ni secreteo, seamos discretos: admiremos la fecundidad de los treinta años de vida oculta de Jesucristo.

60. Tres son los puntos que determinan el plano de nuestra felicidad en la tierra y nos aseguran la dicha eterna: la Fe, 1a Pureza y el Camino.

61. No hablemos de nuestra vocación, bajo ningún pretexto, si no es con nuestros hermanos, y con Sacerdotes que íntimamente conozcan y amen el espíritu de la Obra.

Una indiscreción puede bastar para perjudicar la labor y aún

[nº 35]

para perder el Camino. ¿Cómo van a aconsejar en negocio que no conocen, o que han llegado a conocer de modo fragmentario -por curiosidad o por falta de espíritu de quien les habló- y quizá apasionadamente?

No hay que interpretar este punto como una limitación de la plena sinceridad con que se debe abrir el alma a un director espiritual; pero, en todo caso, téngase presente que no es fácil que el director espiritual pueda aconsejar bien respecto de la Obra si no le es bien conocida.

62. La guarda de nuestras costumbres nos dará, con el espíritu de la Obra, la fisonomía, el parecido de familia.

VI. CEREMONIAL

[nº 36]

ORDO SERVANDUS IN PETITIONE VOCATIONUM

quae in visperis Sancti Joseph, Patris et Domini nostri, celebratur omnibus Operis Dei domibus.

Sacerdos, vel dignior, inchoat hymnum "Veni Creator", et omnes duplici choro prosecuuntur. Postea:

V. Emitte Spiritum tuum et creabuntur.

R. Et rehovabis faciem terrae.

Oremus

Deus, qui corda fidelium etc.

Finita oratione, singuli ex sociis, vernacula vel latina lingua praesentant nomina scribendà in albo. Nominibus scriptis, vel rejectis post disceptationem, Sacerdos aut dignior, omnibus stantibus, ait:

V. Adjutorium nostrum in nomine Domini.

R. Qui fecit coelum et terram.

V. Donine, exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

Si est Sacerdos, addit:

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

Omnes genuflectent, excepto Sacerdote vel digniore.

Oremus.

Domine, Jesu Christe, qui dixisti Apostolis tuis: Messis quidem multa, operarii autem pauci: Tuo amore et gloria flagrantes, rogamus Dominum messis, ut mittat operarios in messem suam. Qui vivis et regnas cum Deo Patre, in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum.

R. Amen.

Sacerdos genuflectit et prosequitur:

V. Sancta Maria, Spes nostra, sedes sapientiae (vel Ancilla Domini).

[nº 37]

R. Ora pro eis.

V. Sancte Joseph, Pater et Domine.

R. Ora pro eis.

V. Sancte Michaël R. Ora pro eis.

V. Sancte Gabriel R. Ora pro eis.

V. Sancte Raphaël R. Ora pro eis.

V. Sancte Petre R. Ora pro eis.

V. Sancte Paule R. Ora pro eis.

V. Sancte Joannes R. Ora pro eis.

V. Omnes Sancti Angeli Custodes.

R. Orate pro eis.

V. Deus det nobis suam pacem.

R. Et vitam aeternam. Amen.


CAEREMONIALE PRO ADMITTENDIS SOCIIS SUPERNUMERARIIS

(Nulla specialis caeremonia pro admittendis sociis inscriptis. Sufficit eorum adnotatio in elencho sociorum.)

Accedunt adspirantes, singillatim, et genuflexi ante Cruce Ligni, dicunt

Singillatim: Coram Deo Domino Nostro, -cui omnis gloria-, confidens in intercessione Sanctae Mariae nostrorumque Patronorum, -teste meo Sancto Angelo Custode, -me consecro satagendo -effectivi regni Christi in terra, -juxta regimen et spiritum Operis Dei, -tempore meae probationis.

Osculatur Crucen ligni et Manum Patris vel stolam Sacerdotis.

Sacerdos genuflectit et cum eo ceteri.

V. Sancta Maria, Spes nostra, Sedes sapientiae.

R. Ora pro nobis. (Sociae autem, loco Sedes Sapientiae dicunt: Ancilla Domini)

V. Sancte Michaël. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Gabriel. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Raphaël. R. Ora pro nobis.

[n° 38]

V. Sancte Petre. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Paule. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Joannes. R. Ora pro nobis.

Dignior: Iube, Domine, benedicere.

Sacerdos benedicit: Dominus sit in cordibus vestris, et in labiis vestris, in nomine Patris + et Filli et Spiritus Sancti.

R. Amen.

Sacerdos ceterique dicunt: Gaudium cum pace, emendationem vitae, spatium verae poenitentiae, gratiam et consolationem Sancti Spiritus, atque in Opere Dei perseverantiam tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

[nº 39]


PRECES AB OPERIS DEI SOCIIS QUOTIDIE RECITAMDAE

Osculato pavimento, aiunt: Serviam!

Postea, flexis genibus:

AD TRINITATEM BEATISSIMAN: Gratias tibi, Deus, gratias tibi: vera et una Trinitas, una et summa Deitas, sancta et una Unitas.

AD JESUM CHRISTUM REGEM: Dominus Judex noster; Dominus legifer noster; Dominus Rex noster. Ipse salvavit nos.

V. Christe, Fili Dei vivi, miserere nobis.

V. Christe, Fili Dei vivi, miserere nobis.

V. Exurge, Christe, adiuvanos.

R. Et liberanos, propter nomen tuum,

AD BEATAM VIRGINEM MARIAM MEDIATRICEM: Recordare, Virgo Mater Dei, dum steteris in conspectu Domini, ut loquaris pro nobis bona.

AD SANCTUM JOSEPH, SPONSUM BEATAE MARIAE VIRGINIS: Fecit te Deus quasi Patrem Regis, et dominum universae domus eius: ora pro nobìs.

AD ANGELOS CUSTODES: Sancti Angeli, Custodes nostri, defendite nos in proelio, ut non pereamus in tremendo iudicio.

OREMUS PRO BEATISSMO PAPA NOSTRO: Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum ejus.

OREMUS ET PRO ANTISTITE NOSTRO N.: Stet et pascat in fortitudine tua, Domine, in sublimitate nominis tui.

OREMUS PRO UNITATE APOSTOLATUS: Ut omnes unum sint sicut tu, Pater, in me et ego in te: ut sint unum sicut et nos unum sumus.

V. Omne regnum divisum contra se desolabitur.

R. Et omnis civitas vel domus divisa contra se non stabit.

OREMUS PRO BENEFACTORIBUS NOSTRIS: Retribuere dignare, Domine, omnibus nobis bona facientibus propter nomen tuum vitam aeternam. Amen.

OREMUS PRO PATRE: Misericordia Domini ad aeterno et usque in aeternum super eum: custodit enim Dominus omnes diligentes se.

OREMUS ET PRO FRATRIBU5 NOSTRIS OPERIS DEI VIVIS ATQUE DEFUNCTIS: Salvos fac servos tuos, Deus meus, sperantes in te.

[nº 40]

V. Mitte eis, Domine, auxilium de sancto.

R. Et de Sion tuere eos.

V. Requiem aeternam dona eis, Domine.

R. Et lux perpetua luceat eis.

V. Requiescant in pace.

R. Amen.

V. Domine, exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

Sacerdotes addunt:

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

Oremus.

Deus, cui proprium est miserere semper et parcere, suscipe deprecationem nostram. Ure igne Sancti Spiritus renes nostros et cor nostrum, Domine, ut tibi casto corpore serviamus et mundo corde placeamus. Actiones nostras, quaesumus Domine, aspirando praeveni et adiuvando prosequere, ut cuncta nostra oratio et operatio a te semper incipiat et per te coepta finiatur. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

Gaudium cum pace, emendationem vitae, spatium verae poenitentiae, gratiam et consolationem Sancti Spiritus atque in Opere Dei perseverantiam tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

V. Sancte Michaël. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Gabriel. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Raphaël. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Petre. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Paule. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Joannes. R. Ora pro nobis.

Cum praesens sit sacerdos, dignior ait:

Iube, Domne, benedicere.

Sacerdos benedicit:

Dominus sit in cordibus vestris, et in labiis vestris, in nomine Patris + et Filii et Spiritus Sancti.

R. Amen.

V. Pax.

R. In aeternum.

[nº 41]


BENEDICTIO PRO ITINERE

Beata Maria intercedente, bene ambules (ambulem, etc.): et Dominus sit in itinere tuo, et Ángelus eius comitetur tecum. In nomine Patris + et Filli et Spiritus Sancti.

R. Amen.

[nº 42]


CAEREMONIALE PRO OBLATIONE

Sedente Sacerdote a sinistris Crucis ligni, et genuflexu ante illam socio oblationem dicaturo, nullis praediis verbis nec caeremonia:

Socius: Confidens in intercessione Sanctae Mariae et teste meo Sancto Angelo Custode, sciens et volens me consecro Domino usque in proximum festum Sancti Josephi, juxta régimen et spiritum Operis Dei.

Inmediate Sacerdos signat unumquemque (solos socios viros) in fronte, in

Ore, super corde, et in pectore ab uno ad alterum humerum, dicens:

Christus + in intellectu tuo, Christus + in labiis tuis, Christus + in corde tuo, Christus + in operibus tuis.

Omnes: Amen.

Sacerdos porrigit singulis sociis vel sociabus Crucifixum, prius benedictum (quem eis osculandum praebet), et exemplar sanctorum Evangeliorum, dicens:

Accipe, fili Dei (vel filia Dei), arma ad hoc proelium pro integra gloria Domini tui; et memor esto, quotquot adhibueris media attingendo fini nostro, Evangelio et Cruce debere.

Socius osculatur Crucem Ligni et manum Patris, vel stolam Sacerdotis. Statim genuflectit Sacerdos ceterique cum eo:

V. Sancta Maria, Spes nostra, Sedes sapientiae (vel Ancilla Domini).

R. Ora pro nobis.

V. Sancte Michaël. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Gabriel. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Raphaël. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Petre. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Paule. R. Ora pro nobis.

V. Sancte Joannes. R. Ora pro nobis.

Dignior: Iube, Domine, benedicere.

Sacerdos benedicit: Dominus sit in cordibus vestris, et in labiis vestris, in nomine Patris + et Filli et Spiritus Sancti.

R. Amen.

Sacerdos ceterique dicunt: Gaudium cum pace, emendationem vitae, spatium verae poenitentiae, gratiam et consolationem Sancti Spiritus, atque in Opere Dei perseverantiam tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

[nº 43]


FIDELITAS

Sedente Sacerdote iuxta Crucem Ligni (ad sinistram), et sociis coram Cruce genuflexis, singuli formulan fidelitatis dicunt:

Domine Jesu: suscipe me tibi in servum sempiternum (ancillam sempiternam) Operis Dei, in obsequium et sacrificium laudis perpetuae: voluntarie et in aeternum meipsum, cum omnibus viribus et affectibus meis, quanto intimius valeo, offero.

Et intercedente beata et gloriosa Maria semper Virgine, cum beato Joseph, beatis Archangelis Michaële, Gabriele et Raphaële, ac beatis Apostolis tuis Petro, Paulo et Joanne, et omnibus Angelis Custodibus, da, Domine, pacem in diebus meis: ut ope tuae misericordiae adjutus (adjuta), adimplere posim tuam sanctissima voluntate. Amen.

Osculantur Crucem ligni et manus Patris vel stolam Sacerdotis. Deinde annuli benedicuntur :

V. Adjutorium nostrum in nomine Domini.

E. Qui fecit coelum et terram.

V. Domine, exaudi orationem meam.

E. Et clamor meus ad te veniat.

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

Oremus.

Benedic, Domine, hos annulos (hunc annulum); quos (quem) in tuo nomine benedicimus + ut qui (quae) eos gestaverint (eum gestaverit) fi-delitatem suae vocationi tenentes (tenens), in pace et voluntate tua permaneant (permaneat). Per Christum Dominum nostrum

R.Amen.

Deinde Sacerdos ter aspergit annulos aqua benedicta, et imponit in digito quolibet sinistrae manus sociis Operis Dei, singulis dicens:

Confirma hoc, Deus, quod operatus est in eo (in ea).

Omnes genuflectunt.

Dignior: Jube, Domne, benedicere.

Sacerdos benedicit: Dorninus sit in cordibus vestris et in labiis vestris, in nomine Patris + et Filii et Spiritus Sancti.

R. Amen.

[nº 44]

Sacerdos genuflectit et onnes dicunt:

Gaudium cum pace, emendationem vitae, spatium verae poenitentìae, gratiam et consolatione Sancti Spiritus, atque in Opere Dei perseverantiam tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

[nº 45]


ORDO AD SOCIOS NUMERARIOS CONSTITUENDOS

Sacerdos: Multitudiinis autem credentium erat cor unum et anima una.

Socii: Unaniniter levaverunt vocem ad Deun et dixerunt: Domine, tu es qui fecisti coelum et terram, mare et onmia quae in eis sunt, qui Spiritu Sancto per os patris nostri David pueri sui dixisti:

Quare fremuerunt gentes, et populi meditati sunt inania?

Astiterunt reges terrae, et principes convenerunt in unum adversus Christum ejus.

Convenerunt enim vere in civitate ista adversus sanctum puerum tuum Iesum, quem unxisti, Herodes et Pontius pilatus cum gentibus et populis Israel, facere quae manus tua et consilium tuum decreverunt fieri.

Et nunc, Domine, respice in minas eorum, et da servis tuis cura magna fiducia loqui verbum tuum, in eo quod manum tuam extendas ad sanitates et signa et prodigia fieri per nornen sancti filii tui Jesu (2).

Sacerdos: Multitudinis auten credentium erat cor unum et anima una nec quisquam eorum quae possidebat, aliquid suum esse dicebat; sed erant illis omnia communia (3).

Sacerdos prosequitur: Salvos nos fac, Domine, Deus noster (4).

Socii: Ut confiteamur nomini sancto tuo (5).

Sacerdos: Fratres: Iam non estis hospites et advenae: sed estis cives sanctorum et domestici Dei, superaedificati super fundamentum Apostolorum et Prophetarum, ipso summo angulari lapide Christo Jesu (6). Qui numerat multitudinem stellarum (7) numeret vos inter amicos et filios.

Socii: Laetabor ego super eloquia tua: sicut qui invenit spolia multa (8). Nos scimus quoniam translati sumus de morte ad vitam, quoniam diligimus fratres (9): et si quid patitur unum membrum, compatiuntur omnia membra sive gloriatur unum membrum, congaudent omnia membra (10).

In hoc cognovimus caritatem Dei, quoniam ille animam suam pro nobis posuit, et nos debemus pro fratribus animas ponere (11).

Sacerdos: Viriliter agite et confortetur cor vestrum, omnes qui speratis in Domino (12).

Deinde osculatur manum Patris vel stolam sacerdotis, qui eos complectitur.

[n° 46]

Omnes genuflectunt et aiunt: Gaudium cum pace, emendationem vitae, spatium verae poenitentiae, gratiam et consolationem Sancti Spiritus, atque in Opere Dei perseverantiam tribuat nobis omnipotens et misericors Dominus.

_________________________

(1) Act. IV, 32.- (2) Act. IV, 24-30.- (3) Act. IV, 32.- (4) Ps. CV, 45.- (5) Ps. CV, 46.- (6) Ephes.II, 19, 20,- (7) Ps. CXLVI, 4.- (8) Ps. CXVIII, 162.- (9) 1 Joan. III, 14.- (10) 1 Cor. XII, 26.- (11) 1 Joan. III, 16,- (12) Ps. XXX, 26.-

[nº 47]


CÍRCULO BREVE

I. V. Veni, Sancte Spiritus, reple tuorum corda fidelium: et tui amoris ignem accende. Emitte Spirituin tuum, et creabuntur.

R. Et renovabis faciem terrae.

Oremus.

Deus qui corda fidelium Sancti Spiritus illustratione docuisti: Da nobis in eodem Spiritu recta sapere; et de eius serper consolatione gaudere. Per Christum Dociinum nostrum.

R. Amen.

V. In nomine Patris et Pilii et Spiritus Sancti. Amen. Santa Maria, Spes nostra, Sedes Sapientiae (las socias, en lugar de Sedes Sapientiae, dicen Ancilla Domini).

R. Ora pro nobis.

II. Comentario del Evangelio.

III. Lectura del plan de vida (el Presidente y los socios oyen esta lectura de pie). Comentario de algún punto del Plan de vida o de las Costumbres, Espíritu, etc.

PLAN DE VIDA

Diariamente: Ofrecimiento de obras.Oración mental (media hora por la mañana y media hora por la tarde). Santa Misa. Comunión. Visita al Santísimo. Lectura del Santo Evangelio, y de algún libro espiritual. Preces. Santo Rosario (quince misterios). Exámenes de conciencia. Angelus, o Regina Coeli.

Semanalmente: Confesión sacramental, una mortificación corporal y rezo de la Salve, los sábados.

Mensualmente : Un día de retiro.

Cada año: Ejercicios espirituales.

Siempre: Presencia de Dios. Considerar nuestra filiación divina. Comuniones espirituales. Acciones de gracias. Actos de desagravio. Oraciones jaculatorias. Mortificación. Estudio. Trabajo. Orden. Alegría.

IV. Examen.

1. ¿He omitido la meditación, o he disminuido su tiempo fuera de caso de enfermedad?

[nº48]

2. ¿Me he ejercitado en la presencia de Dios y he considerado frecuentemente mi filiación divina cada día?

3. ¿Procuré que mi primer pensamiento y el último de cada día fueron para Dios?

4. ¿He omitido el examen particular o he hecho con precipitación el general?

5. ¿He dejado de hacer a diario un memento en la Santa Misa, por la Obra de Dios, por mis hermanos, y de modo especial por mis superiores?

6. ¿He llevado bien las contrariedades de la jornada?

7. ¿He dejado de hacer las mortificaciones acostumbradas?

8. ¿Procuro adquirir el espíritu de penitencia?

9. ¿He rectificado la intención buscando en todas mis cosas solamente la gloria de Dios?

10. ¿He rezado con pausa y atención las Preces de la Obra y las demás oraciones vocales?

11. ¿He vivido el espíritu de sacrificio en el cumplimiento de los apostolados que por los superiores se me encomiendan?

12. ¿He sido dócil en aceptar las órdenes y consejos o reprensiones de mis superiores?

13. ¿He puesto la debida diligencia en el desempeño de los cargos y ministerios propios de la Obra?

14. ¿Me he esmerado en la práctica de la caridad, al tratar con mis hermanos?

15. ¿Tengo presentes de modo especial las normas de la caridad y de la prudencia, al dar o recibir -siempre que sea precisa- la corrección fraterna?

16. ¿Manifiesto con hechos mi espíritu de proselitismo?

17. ¿Soy consciente de haber irrogado un mal cierto a la Obra de Dios por mí apatía, por mi indiscreción, o por mi tibieza o frialdad e el desempeño de mis deberes religiosos, sociales o profesionales?

18. ¿Qué conducta he observado en la labor cultural, indispensable para el cumplimiento de mi fin, en el estudio y en el aprovechamiento del tiempo?

19. ¿He hecho gastos superfluos, por lujo, capricho, vanidad, comodidad etc.?

[nº 49]

20. ¿He tenido presente mi deber de responder en conciencia a la preguntas o consultas del legítimo superior, estando siempre dispuesto aceptar rendidamente la solución opuesta a mi consejo?

21. ¿He desdeñado el sacrificio en las cosas pequeñas de cada día?

22. ¿Procuro con el orden de mi trabajo dar mayor eficacia a mi 1abor, y a Dios más gloria?

23. ¿Hago mi trabajo cuando debo -hoy, ahora- o me engaño con retardos que equivalen a no cumplirlo?

24. ¿Cuido de que no haya en mi porte exterior algo molesto, chocante o extraño que desdiga del cargo y posición que ocupo?

25. ¿Me dejo dominar por la tristeza sin considerar que es aliada del enemigo?

26. ¿Realizo mis trabajos con la alegría del que se sabe hijo de Dios?

V. Pres: Adiutorium nostrum in nomine Domini.

Todos: Qui fecit coelum et terram.

Pres: Confíteor Deo ....

Todos: Misereatur tui omnipotens Deus, et dimissis peccatis tuis, perducat te ad vitam aeternam.

Pres: Amen,

Todos: Confiteor Deo...

Pres: Misereatur vestri omnipotens Deus et dimissis peccatis vestris perducat vos ad vitam aeternam.

Todos: Amen.

Pres: A vinculis peccátorum nostrorum + absolvat nos omnipotens e;t misericors Dominus.

Todos; Amen.

Luego, quienes anticipadamente hayan obtenido permiso, poniéndose sucesivamente de rodillas, uno a uno, harán manifestación de sus faltas -no de pecados, ni de cosas de conciencia – diciendo:

al comenzar: "En la presencia de Dios Nuestro Señor, me acuso de…”

al terminar: ".....por estas culpas pido perdón y penitencia".

El Presidente impondrá a cada uno la penitencia según es costumbre.

[nº 50]

VI. Lectura y comentario de algún libro espiritual o plática.

VII. Charla sobre asuntos de la Obra.

VIII. Preces y, si el Presidente es Sacerdote, bendición: Dominus in cordibus vestris et in labiis vestris, in nomine Patris + et Pilii et Spiritus Sancti. Amen.



What links here
Personal tools