Dónde quedó el YO?

From Opus Dei info

Por Jose83, 11 de abril de 2011


El ser humano se sujeta en este mundo a través de un sentido de identidad. Es decir, de un saber quién se es y sentirse cómodo por quién es. Podríamos hablar de un sentido de identidad "primaria", la cual se forma en ese primer vínculo con la madre. Mamá es quien mira al niño, lo abraza, lo besa y lo hace sentir especial, deseado y convirtiéndolo así en un sujeto deseante.

A lo largo de la vida, el ser humano va identificándose con otras figuras, los padres, hermanos, maestros amigos. Tomando de los demás aspectos que nutran al YO.

Me dedico a la salud mental, mi perspectiva, claramente es psicoanalítica clásica. No se pregunten motivos de conflicto en el aspecto teórico. ¿Por qué un miembro de la Obra tendría que leer a Freud a Melanie Klein o a Lacan? Mientras fui de la Obra, a escondidas iba a mi análisis personal, lo cual me ayudó a que mi salida no fuera "tan brusca". A lo largo del tiempo, he visto en el consultorio Numerarios, Numerarias, Supernumerarios, quienes siguen, quienes ya habían dejado de ser de la Obra y quienes debido a la relación psicoterapéutica decidieron salirse de la Obra.

He decidido escribir lo siguiente, a partir de las reflexiones suscitadas en mi consultorio, con mis amigos y mi experiencia personal. No pretende ser de carácter científico, sino que se pueda pensar y repensar algunos aspectos respecto al sentido de identidad en el Opus Dei...

"Cada respiración que des, debe ser Opus Dei". Aceptémoslo, quienes decidimos entrar al Opus Dei lo hicimos con una gran ilusión, intentando dar el 100% de nosotros mismos. Recuerdo esta frase que me ha dado vueltas en la cabeza. Quizá la escuchaste de diferente manera, el sentido es el mismo: Todo TU SER deberá SER opus dei... Recordando esos primeros momentos uno puede alegrarse, no obstante existe un riesgo en ello... La pérdida de las células psíquicas que nos hacen ser quienes somos. Analicemos esto poco a poco:

  1. En un primer momento, el nuevo miembro del Opus, al hacerse de la Obra hace una gran renuncia psíquica (independientemente de las materiales, sociales y familiares). Mi SER deberá ser Opus Dei... Mi yo al servicio de Otro. Gran mentira es la que se dice "respetando la libertad" de los fieles..., a pesar de que haya una diversidad de personalidades y neurosis en la Obra, claramente se puede observar un desgaste psíquico de "renuncia del yo". Las intenciones suenan "dignas": Por el apostolado, las 500´s, que alguien se confiese... En muchos escritos del Fundador se observa como "el gran enemigo es el Yo".
  2. El enemigo es el YO. Esta sentencia está muy arraigada en el pensamiento cristiano, no obstante en la Obra se ha tomado "al pie de la letra" es decir, de manera enfermiza. Mientras uno va haciendo vida en "Casa", llevando chicos al centro, cambiando sus aspiraciones personales por un "encargo material", renunciando a muchas de sus amistades por invitar de manera hipócrita a la meditación semanal... Mientras todo esto sucede uno va desgastándose, perdiéndose, omitiéndose... ¿Dónde está el original? ¿Dónde están mis ilusiones? ¿Dónde están mis deseos?

Recuerdo alguien que sigue dentro que me decía "Estudie lo que más amaba, amo mi profesión, llevo más de 20 años en la Obra y nunca he podido ejercer mi trabajo... Uno aprende que quizá es lo mejor"...

Alguno otro me dijo "Cuando me di cuenta que debi salirme, fue al verme al espejo y decir, dónde estoy, quién soy yo"

¿Por qué el enemigo debe ser el YO? y por otro lado, el YO es la instancia psíquica con la que nos enfrentamos al mundo y a la realidad interna. Si el YO sobra y debemos "eliminarlo", que nos queda... ¿Con qué nos relacionamos? El Yo se defiende a través de la formación de síntomas... Los que más he observado son los siguientes:

Depresiones graves
La Obra, consciente de ello ha invertido en medicamento psiquiátrico una gran cantidad de dinero... Si bien el medicamento es útil, su función es aminorar los síntomas (anhedonia, aletargamiento, etc)... Pero eso MATA la palabra, el sujeto sigue sin hablar, sin expresar su deseo... ¿Por qué no se promueve una psicoterapia profunda? ¿Un psicoanálisis? La respuesta es obvia, cuando uno empiece a hablar y expresar su deseo, cuando sea escuchado por alguien que no lo juzgará por su forma de ser, quien no le exigirá.... Podrá darse cuenta que lo que lo mantiene en la Obra es una ilusión, o bien podrá darse cuenta que lo llevo a alienarse a una Institución así.
Síntomas obsesivos
Tics, hábitos de limpieza, o como suelen llamarlos "manías" (Que una manía no tiene que ver con esto)... Estos síntomas expresan claramente dos cosas: a) Una manera de controlar, aquello que no queremos ver, que no queremos pensar, que no queremos sentir... Un tic, un perfeccionismo esconde deseos ocultos, en la gran mayoría de los casos asociados con la sexualidad y la afectividad. Es una manera en que el cuerpo y la psique están diciendo "escúchame"... y b) Un distanciamiento afectivo, es decir uno se aleja tanto de su YO y de los Otros que pondrá barreras para no relacionarse (con uno mismo y con los demás)... Me gusta ver como muchos Numerari@s cuando sus amigos les cuentas cosas difíciles, cosas que los comproMETAN en algún aspecto afectivo suelen decir "te encomiendo"... Una manera sutil de decir "Me preocupa pero no me digas más, mejor no pensemos en ello y que "Dios" se encargue de ello"... o bien "No te quiero escuchar".
Escisión psíquica
Es decir, fragmentación del yo, división. Esta sintomatología es muy triste... Un sujeto por una parte desea algo, pero por otro lado otra cosa... "Quiero salir con mis amigos, ser más feliz, PERO TENGO que quedarme en el centro, cuidar a alguien que no quiero"... O bien, "Ella se me hace desagradable, me cae mal, pero debo ser buena, y le sonrío"... Entre más se vaya fragmentando el ser humano habrá una sensación más intensa de no pertenencia al propio yo.

Podría mencionar más síntomas, pero creo que pueden agruparse en estos tres la gran mayoría.

¿Por qué puede ser tan fuerte la salida de alguien?... Si todas mis células fueron Opus Dei, en el momento en que salgo, o me hacen salir... ¿Qué queda? Un Yo mutilado, un yo dividido, una pérdida del sentido de identidad que poco a poco se tiene que recuperar. Es significativo ver a quienes recién han salido que buscan de manera intensa mitigar este dolor: Si son más jóvenes con el consumo excesivo de alcohol, salir mucho de fiestas y buscar una relación inmediata. Si llevaban más tiempo en "Casa", una premura por "hacer Casa" es decir establecer una familia...

TOMA TIEMPO... TOMA PALABRAS, REFLEXIÓN, PENSAR Y REPENSAR...

¿Nunca has pensado en el término, "en Casa"? "Casa" es el lugar donde todos depositan su sentido de identidad olvidándose de sí... Salir de la Obra puede vivirse como una orfandad, un "no tengo Casa", deshabitado... ¿Por qué hay tanta gente que no puede salirse? La respuesta es esta... Porque NO PUEDE salirse, ha perdido las herramientas Yoícas que podía tener depositándolas en la Obra...

Repito, no pretendo hacer leyes, ni un estudio psicodinámico de la Obra... Sólo es una reflexión. A partir de estas reflexiones y de poderlo hablar con alguien que lo escuche sin juzgar, uno podrá recuperar su sentido de pertenencia.



Original



Personal tools