Al Sr. Herrando Prat de la Riba: SOIS MISERABLES

From Opus Dei info

Por Agustina López de los Mozos, 22.12.2008


La historia de Cheli:

Ha sido numeraria auxiliar más de 20 años, hace pocos meses que ha salido de esa “familia con lazos más fuertes que los de la sangre” y oh! qué cosa inaudita ¿a nadie le suena?... no tiene derecho civil o mercantil o laboral o lo que sea, a pesar de haber cotizado a la Seguridad Social, a cobrar el subsidio de desempleo. Si lo tuviera, podría recibir una manutención del Estado durante 2 años mientras reorganiza su vida y se recicla en sus estudios para poder trabajar.

Curioso ¿verdad sr Ramón Herrando Prat de la Riba, vicario del opusdei en España? Qué raro se dirá usted, ¡si la teníamos dada de alta en la Seguridad Social!. Pues no, estaba dada de alta en el RÉGIMEN ESPECIAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL DEL SERVICIO DOMÉSTICO, que como usted no debe saber porque su trabajo nunca ha sido el de servir sino el de ser servido, el SERVICIO DOMÉSTICO (de sus hermanas numerarias auxiliares, esas que tienen la misma vocación que usted: ellas numerarias, usted numerario), no tiene opción a cobrar el subsidio de desempleo. Y por supuesto, no estaba dada de alta por el opusdei sino por una sociedad o empresa para la que nunca trabajó. La generación de numeraias auxiliares como la de cheli y otros muchas anteriores y posteriores, no era la de criadas, podrían haber estudiado y prepararse para otro tipo de actividad profesional si no se hubieran topado con que ustedes necesitan mano de obra gratis. No entiendo que, con lo "bonita" que proclaman a sus auxiliares y prosélitas que es la "vocación de numeraria auxiliar", ni el fundador ni sus sucesores (masculinos, claro, ¡faltaría más que una mujer dirigiera el opusdei a pesar de que “todos tenemos la misma llamada” y “el mismo lucero en la frente” y toda esa parafernalia argumental!), “vieran” que los hombres también se pueden santificar en el servicio doméstico. ¿No le gustaría a usted, a los de la Comisión, cambiarles el puesto? y las "chicas" de las Delegaciones, Asesorías y Delegadas del Padre ¿no quisieran -aunque sólo fuera por una temporada (las mortificaciones, sólo las necesarias)-, limpiar, fregar, lavar, planchar, cocinar... y dejar de chismorrear de la vida interior de las demás?

Pero lo más sangrante, lo que más me hace reconfirmarme en que ustedes son una desgracia para quienes se topan con el opusdei, es que les ha pedido una carta de recomendación y un teléfono a donde poder llamar para pedir referencias en vistas a una futura contratación Y SE LO HAN NEGADO. No quieren dar “buenas referencias”, que es algo imprescindible para quien quiera –por necesidad o sin ella-, volverse a emplear en el servicio doméstico. Nadie contrata a nadie para que atienda su casa o cuide de sus hijos si no tiene buenas referencias de los sitios anteriores donde ha trabajado.

¿Por qué se niegan a darle ese apoyo, tras más de 20 años de dejarse la piel sirviéndole a usted y a sus prelados, directoras de turno? ¿Porque se ha ido de la obra? ¿Irse de la obra es una “mala referencia”? Yo creo que quedarse es peor referencia aún pero eso es cosa mía, ya que para ustedes mientras aguanten dentro y mientras estén controladas, no habrían visto ningún problema en darle buenas referencias de ella a quien fuera.

No recuerdo quién escribió hace poco utilizando esta misma frase que voy a decir ahora: son ustedes, directoras y directores del opusdei, unos miserables. Y gentuza también.

A las auxiliares las tuvieron que “legalizar” porque empezaron a visitarles, en los colegios mayores, inspectores del ministerio de Trabajo, no porque ustedes quisieran. ¿Qué tienen pensado para las “oficialas” y “oficiales” que trabajan en asuntos internos tanto en delegaciones como asesorías y comisiones? ¿Y para las numerarias administradoras que no son auxiliares? Ellas y ellos todavía no están regularizados, en España -no sé de países hispanoamericanos- según la ley laboral de España. ¿Les darán de alta cuando ya no les quede más remedio, por ejemplo en venta ambulante, en un circo, en una cofradía, en extras como público contratado para llenar tertulias del prelado?

Cuando el sábado por la noche pasamos unos cuantos delante de su sede de la calle Diego de León, alguien dijo: “aquí, lo que tenemos que hacer es juntarnos un buen grupo, y hacerles una cacerolada de esas que se oigan en toda la ciudad, vengan los medios de comunicación, la policía, etc., y trascienda”. Y me parece que no es mala idea. Sueñe y se quedará corto, sr. Herrando Prat de la Riba.

Termino estas líneas con la sensación de que me he quedado corta.


Original



Personal tools